jueves, 15 de octubre de 2020

Destrucción de lo materno y sometimiento de las criaturas

El origen de las Relaciones de Poder en el Kali Yuga,

(o por qué la gente obedece órdenes absurdas 

y consiente el maltrato de los niños)


Jesús García Blanca.

keffet@gmail.com



“Hemos entrado de hecho en la última fase del Kali Yuga, el período más oscuro de la "edad oscura”. René Guénon.


“Al producirse el parto de manera violenta y a continuación negar a la criatura recién nacida el cuerpo materno, al prohibir el acoplamiento de flujos y deseos, se produce en los pequeños seres humanos la primera y más imperdonable carencia (…) que Michael Balint llamó la falta básica”. Casilda Rodrigañez y Ana Cachafeiro.


“Eres el hombre común, un esclavo de no importa quién”. Wilhelm Reich.


“Un estado totalitario realmente eficaz sería aquel en el cual los jefes políticos todopoderosos y su ejército de colaboradores pudieran gobernar una población de esclavos sobre los cuales no fuese necesario ejercer coerción alguna por cuanto amarían su servidumbre. Inducirles a amarla es tarea asignada en los actuales Estados totalitarios a los Ministerios de Propaganda, los directores de periódicos y los maestros de escuela”. Aldous Huxley.


“Nuestro enemigo es Falsimedia —el conjunto orgánico, estructurado, de los grandes medios de comunicación, o de los medios institucionalizados—. Falsimedia es el poder no contabilizado del estado, o el poder enmascarado. Su función prioritaria es la fabricación de opinión pública, y la fabricación también de emoción pública, un componente muy importante de la manipulación de los ciudadanos y ciudadanas”. Antonio Maira.


“There is a crack, a crack in everything: thats how the light gets in” (“Hay una grieta, una grieta en cada cosa: así es como entra la luz”). Leonard Cohen.


“Desenmascarar al demonio es vencerlo”. San Ignacio de Loyola.





La destrucción de lo materno, de las culturas matrilineales, de ese hábitat que el antropólogo suizo Johann Jakob Bachofen llamó muttertum [1], supuso una alteración del ecosistema básico en el que se desarrollan las criaturas, la relación entrañable de la que aquellos grupos humanos entre finales de Paleolítico y comienzos del Neolítico extraían su energía nutricia y que no era en absoluto una organización jerárquica sino una fuerza espontánea que representa lo viviente contra el orden impuesto por los pueblos nómadas, guerreros y esclavistas que transformaron el mundo inaugurando la edad oscura que la tradición hindú llama Kali Yuga [2].


No hay arquitectura defensiva, ni señales de casas quemadas, ni motivos militares, ni fabricación de armas desde lo que conocemos como Paleolítico Medio y durante los dos mil primeros años del neolítico hasta la llegada de los pueblos indoeuropeos a lo que la antropóloga Marita Gimbutas llama Vieja Europa [3] conformada por asentamientos urbanos de hasta 20.000 habitantes de la que nos han llegado muestras artísticas simbólicas, escritura, monumentos megalíticos y evidencia de comercio y navegación en una franja temporal que va del 7500 al 5000 antes de Cristo. Las sucesivas invasiones de pueblos indoeuropeos nómadas, guerreros, patriarcales, jerarquizados y adoradores de dioses masculinos transformó radicalmente esta forma de vida y dio lugar a las grandes ciudades-estado en las que unas relaciones de poder cada vez más complejas terminarían desembocando en los primeros imperios históricos en Egipto, Akad, Asiria o Babilonia.


En todos ellos se conservó de una forma u otra la figura de la madre con diferentes nombres y asociada a diferentes símbolos y ritos: la Ishtar acadia, la Inanna sumeria, la Astarté fenicia, la Asherá semita, la Anatu Cananea, la Ashtar árabe, la Isis egipcia o la Afrodita helena… todas ellas guardianas de las leyes cósmicas, hijas de la Luna, trasuntos de Venus, la primera estrella que surge cada día antes que el sol para guiar a todos los astros y luego se esconde en un descenso al mundo inferior donde reposan las semillas de la vida.


En esa transformación progresiva de las relaciones de poder desde los jefes o cabecillas de los primeros poblados —de los que el antropólogo Marvin Harris dice que daban pocas órdenes porque no tenían manera de castigar a quienes desobedecían [4]— hasta los Amos del Mundo en la sombra de nuestra civilización actual moderna hipertecnologizada y a un paso del totalitarismo virtual absoluto, el poder se ha ido reordenando, reorganizando, replanteando, recomponiendo, y en definitiva adaptándose a las condiciones en que podía ejercerse o creando él mismo esas condiciones en un proceso de retroalimentación permanente.


Podríamos decir que en todo ese tiempo, en esos miles de años, ha habido muchos momentos de Nuevo Orden Mundial. El nacimiento de las primeras ciudades —como Jericó o Catal Huyuk— con una economía basada en la agricultura, representó un Nuevo Orden Mundial; el surgimiento de los primeros Estados agrícolas y ganaderos alrededor de la Torre de Babel en Mesopotamia, o en las orillas del Nilo, representó un Nuevo Orden Mundial; el fugaz imperio de Alejandro estableció un Nuevo Orden Mundial; la conquista del mundo conocido por la República y luego el Imperio romano impuso un Nuevo Orden Mundial; el Feudalismo supuso un Nuevo Orden Mundial; las Monarquías Absolutas constituyeron un Nuevo Orden Mundial, la Revolución Francesa provocó el comienzo de un Nuevo Orden Mundial… y así sucesivamente hasta el Orden Mundial distópico de nuestro Mundo Feliz, mucho más perverso que el de Orwell [5], más sutil, más perfecto, más oscuro… como corresponde a la etapa final del Kali Yuga.


¿Y la esperanza? ¿Es un espejismo sin sentido ante un destino ya escrito? ¿Tiene sentido plantearse siquiera cómo será el mundo, este mundo, cuando ya no estemos? ¿Tiene sentido preguntarse qué mundo dejaremos a nuestros hijos y nietos? ¿Podemos hacer algo o estamos sometidos a esa dualidad que parece ignorar a la insignificante especie humana, esa rueda invisible del Karma y el Dharma que algunos nos esforzamos en comprender más allá de las contingencias materiales en esta existencia insignificante a la que nos sentimos atados?


BUSCO LAS GRIETAS


Yo me aferro a la esperanza con ese pesimismo lúcido que a Sabato se le escapaba entre líneas [6] a pesar de su constatación de que vivimos en un mundo jodidamente cruel pero en el que a veces, más de las que creemos, te topas con uno de esos héroes anónimos, uno de esos seres repletos de ternura, que te salva de la oscuridad que te rodea. Busco las grietas, quiero creer que podemos mejorar incluso un mundo ensombrecido que toca a su fin y quizá, quién sabe, preparar la semilla secreta para el próximo ciclo… quizá era eso lo que Wilhelm Reich quería decir con “los niños del futuro” [7] y no lo comprendimos…


Pero mejorar el mundo supone, claro está, enfrentarse con lo que tenemos: mirar directamente la maldad, venga de donde venga —y en la edad oscura, dominada por relaciones de Poder, siempre viene de Arriba— y luchar sin medida contra ella, actuar sin calcular los beneficios, sin pretender nada concreto, sin poner en una balanza esto y aquello para ver si me es rentable… actuar por imperativo ético. Actuar sin más.


Y aquí estamos, ante otro posible Orden Mundial, ante otra vuelta de tuerca que, como corresponde a los tiempos, tendrá un carácter global y tecnológico. Y no es que los anteriores órdenes mundiales no tuvieran también esos atributos, es solo que, desde nuestra perspectiva no se acaba de apreciar con la misma nitidez que si pudiéramos estar allí y entonces. El imperio romano fue global y se basaba en la tecnología. Y lo mismo podemos decir del resto: todos dominaban el mundo conocido y todos se apoyaron en los últimos desarrollos tecnológicos de cada momento histórico. Exactamente igual que sucede ahora. 


Podemos discutir si este es el Orden Mundial definitivo o si esto va a ser el último Orden Mundial de este ciclo. Pero quizá sea una pérdida de tiempo. Quizá sea mejor guardar las fuerzas para actuar frente a él, tanto da que sea el último o el penúltimo. Es el que nos ha tocado.


LECCIONES DEL MONTAJE SIDA


Yo empecé a vislumbrar hace veintiséis años que se estaba desplegando sobre nuestras cabezas una terrible herramienta de poder que había surgido a finales del siglo XIX con materiales dispersos provenientes de al menos dos siglos antes. Una herramienta que había comenzado poco a poco a actuar en el terreno de la salud/enfermedad y que a mí particularmente se me hizo visible de modo nítido con el Montaje SIDA [8].


En 1993 comencé a analizar lo que denominé el “caso SIDA” y casi inmediatamente comprendí que no estaba ante un asunto científico-médico, sino frente a un efecto de poder, una maquina de producir —escribí entonces— dinero, terror y control. Desde entonces he dedicado energías, tiempo, esperanzas y esfuerzo, no solo al “caso SIDA”, sino al asunto mucho más global, temible, amenazador y —como se ha demostrado en estos meses— destructivo, de las herramientas de poder en el terreno de la salud y la enfermedad —que es el subtítulo de mi primer libro, publicado en 2010 en el que sinteticé dieciséis años de reflexión, aprendizaje, activismo y replanteamiento crítico, y que titulé El rapto de Higea [9].


En esos dieciséis años habían pasado muchas cosas. El Montaje SIDA se quedó pequeño. Digamos que cuajó y cumplió gran parte de sus objetivos, pero no consiguió un efecto de poder global. Necesitaron más. Las epidemias y pandemias se multiplicaron: vacas locas, fiebre del Nilo, fiebre aftosa, SARS, gripe aviar, gripe porcina, MERS, Ébola, Zika… la OMS llega a alertar de la “enfermedad X”, es decir, una epidemia desconocida aún. Y ahora, esto. 


La falsa pandemia COVID-19 es un compendio de todos los horrores anteriores: los que les salieron bien y los que les salieron mal. Ha recuperado recursos que demostraron funcionar una y otra vez y han mejorado, afinado, precisado, otros que fallaron en su día y que ahora están demostrando plena eficacia. Y en este disparatado maelstrom de información, manipulación, desinformación, censura o saturación de datos o de falsos datos o de datos que nadie sabe de dónde provienen, mi pregunta no es tanto quienes y por qué están perpetrando este crimen sino cómo es posible que la mayoría lo consienta y se convierta en cómplice pasivo o activo. Repito: cómo es posible que la mayoría lo consienta, obedezca las órdenes más absurdas y contrarias a su salud, a su tranquilidad, a su misma supervivencia, y en el colmo del sadismo consienta e incluso participe en el maltrato de sus hijos y nietos, en una tortura a cámara lenta de la infancia encerrada a merced de las “autoridades sanitarias” como ejecutoras de los dogmas y mentiras que estamos analizando.


No pretendo hacer una descripción exhaustiva porque necesitaría un grueso volumen solo para una primera aproximación. Voy a centrarme en unas pocas cosas que me parecen las más básicas y significativas, o al menos, que yo conozco mejor debido a mis lecturas o mis autores de referencia. 


Diría que hay tres herramientas de poder superpuestas que se retroalimentan entre sí en un juego complejo que voy a esbozar, casi sugerir, invitando a quien lea a que continúe por otros caminos, otros libros, las palabras de otros o incluso las mías en otros tiempos y lugares. Esas herramientas son: Educación, Sanidad, Falsimedia. Las describo brevemente.


CONTRA LA EDUCACIÓN, 

RESPETAR LA AUTORREGULACIÓN


Se trata de explicar, no por qué mandan los de Arriba, sino por qué obedecen los de abajo. Y la clave la expuso, con todo lujo de detalles, Wilhelm Reich en un libro publicado en 1933 [10] y ampliado años después, un libro que fundó una disciplina dedicada a la psicología social: Psicología de Masas del Fascismo, una herramienta fundamental para entender, no ya fenómenos como la guerra o el ascenso al poder de líderes autoritarios, sino la estrategia de fondo del Poder en las últimas décadas y en particular la que se está desplegando en estos momentos sobre nuestras cabezas y almas.


En síntesis, la respuesta de Reich fue: “todo orden social produce en la masa de sus componentes la estructura de carácter que necesita para alcanzar sus fines”. Dicho de otro modo: los centros de reclusión y represión desbordan ampliamente el reciento de la cárcel: las guarderías, las escuelas, la familia autoritaria, los hospitales o los manicomios. No solo forman parte de la vieja lógica disciplinaria de las sociedades antiguas o medievales sino que constituyen una pieza clave en el origen del control característica básica de la sociedad moderna. Así, cuando el maestro pregunta al alumno cuánto son dos más dos, lo de menos es que sepa la respuesta correcta, lo verdaderamente importante es que interiorice quién hace las preguntas y quién debe responder; quién se limita a responder cuando le preguntan y quién decide si la respuesta es o no correcta.


Resultado: ciudadanos indolentes, incapacitados para la crítica, para pensar por sí mismos, para cuestionar, para desobedecer, para dudar, para buscar grietas… piezas de la maquinaria, “esclavos de no importa quién” o lo que los helenos de las polis clásicas llamaban Idiota (διώτης) designando a los ciudadanos que no acudían a la asamblea y dejaban a los demás la decisión de los asuntos públicos. Y no se trata de una mera cuestión de opinión política o ideológica. Reich explicaba con detalles y profundidad estremecedora que, como buenas piezas de un engranaje, son incapaces de sentir de verdad, de emocionarse hasta el tuétano, de entregarse a sentimientos y emociones, de compartir, de relacionarse y vivir de verdad.


Y junto a Reich, Nils Bergman, Fréderick Leboyer, Michel Odent, Casilda Rodrigañez, Adolf Portman [11]… partos naturales y ecológicos, partos armónicos, partos desmedicalizados, partos salvajes… jamás separar a la criatura de su madre durante toda esa primera etapa de mamífero humano en la que la lactancia funciona como un segundo cordón umbilical… y después, aprender a respetar su autorregulación mientras seamos capaces, mientras nuestras limitaciones emocionales y mentales nos lo permitan, aprender de la naturaleza y su poder de auto organización, aprender contra la máquina, abrir las grietas por mucho que duelan porque son como heridas en nuestra coraza [12].


CONTRA LA SANIDAD, 

CULTIVAR LA SALUD


O lo que es lo mismo: contra el concepto estático de salud impuesto por el Modelo Médico Hegemónico en el que la enfermedad es algo negativo a combatir, en particular exterminando bacterias y virus, un concepto dinámico que implica equilibrio, desequilibrios y procesos de reequilibrio en el que la misma palabra “enfermedad” deja de tener sentido y hablamos de procesos biológicos a comprender y favorecer [13].


La visión estática tiene su origen en la biología mecanicista, determinista, basada en la lucha por la supervivencia y la ley del más fuerte, mientras que la visión dinámica parte de una biología que se abre a nuevos descubrimientos, al origen y evolución de la vida basada en la simbiosis, en la cooperación y en la convivencia ecológica, una visión que nos integra en la red de la vida que conecta a todos los seres vivos, y en el que los microbios están integrados en nuestro ecosistema interno cumpliendo funciones claves para la vida y la salud del mismo modo que lo hacen en el ecosistema externo [14].


La suma de los mecanismos de poder que actúan en estos dos terrenos: la educación y la sanidad cumplen una tarea primordial de control: abonar el terreno que posteriormente será sembrado con la manipulación y la mentira y en el que crecerán los futuros ciudadanos indolentes, obedientes, castrados y sumisos. Su objetivo fundamental es bloquear la corriente espontánea de vida, desde que las criaturas empiezan a desarrollarse en el útero materno, pasando por los protocolos hospitalarios, el parto deshumanizado, la crianza sin contacto vital y una educación contraria a las necesidades de los niños que los preparan para ser alumnos obedientes, obreros obedientes, titulados universitarios obedientes, ciudadanos obedientes en fin [15]. 


La psicología y la psiquiatría académicas complementan este modelo domesticador del ser humano, aportando justificación para medicalizar todas aquellas conductas que se aparten de lo establecido y para intervenciones manipuladoras y represivas que alteran el desarrollo natural e imponen definiciones de normalidad en el terreno educativo, laboral, clínico y social. En palabras de Erich Fromm: “la salud mental es la adaptación a las formas de vida de una sociedad determinada, sin importar para nada si  esa sociedad está cuerda o loca. Lo único que importa es si uno se ha adaptado” [16].


CONTRA FALSIMEDIA, 

BUSCAR LA VERDAD


Falsimedia fue el neologismo propuesto por Antonio Maira hace veinte años, cuando compartíamos tareas de análisis político en la revista digital CadizRebelde. En aquellos tiempos designaba a los grandes medios de comunicación en manos del gran capital y su tarea de manipulación y falsificación de la realidad. Desde entonces han ido surgiendo medios más pequeños que se autodenominan independientes a pesar de recibir subvenciones de los mismos que controlan los mass media a nivel internacional, se multiplicaron los llamados medios de contrainformación a los que nuestra propia revista digital se adscribía y se ha producido una super expansión de las redes sociales. 


Desgraciadamente, Falsimedia ha engullido la inmensa mayoría de estos medios en lo que se refiere al terreno de la salud/enfermedad y en concreto en el caso de la falsa pandemia de la COVID-19, casi con la única y honrosa excepción de Insurgente, ha ido incluso más allá, controlando las grandes redes de comunicación como YouTube, Facebook, Google y recientemente WhatsApp, e incluso ha creado, en el colmo del cinismo y la provocación, sus propias agencias de factcheking, es decir, de censura pura y dura que en el caso español se materializan en EFE Verifica, Maldita.es y Newtral, conectadas a su vez con otras a nivel internacional, como Health Feedback o International Fact Checking [17].


El programa de trabajo rebelde es pues: contra la educación, contra la sanidad, contra Falsimedia. O si apuramos más: contra la educación y a favor de la autorregulación, contra la sanidad y a favor de la salud, contra falsimedia y a favor de la verdad. Es un programa enorme, pero ya he dicho que no se trata de hacer cálculos, sino de ponerse a la tarea sin más. Cada cual verá. 


En mi caso el instrumento que se me impone, el que siento como mío, como una prolongación de mis manos y de mi afán de búsqueda, es el teclado del ordenador con el que he establecido una relación complicada que dura ya 25 años, una relación de amor-odio, una relación tragicómica, contradictoria, compleja y, por momentos, más allá de los límites razonables. Pero no me importa: he aprendido a aceptar todo eso y mucho más. Porque no somos una suma de individuos, no existen espíritus separados, ni almas separadas… o incluso cuerpos separados. Todos estamos conectados por una inabarcable red de vida comunicada por bacterias, todos somos una única mente que palpita en esta insignificante esfera que vaga en un universo infinito.


Recuerdo aquella estremecedora escena de Sobre Héroes y Tumbas en la que Alejandra y Martín están en el mirador escuchando la primera sinfonía de Brahms y ella le dice algo así: ¿te das cuenta de la cantidad de sufrimiento que ha tenido que producirse en el mundo para que alguien haga algo así?… Eso: todos estamos conectados.







REFERENCIAS Y BIBLIOGRAFÍA


Citas:

—René Guénon. La crisis del mundo moderno, 1927.

—Casilda Rodrigañez y Ana Cachafeiro. La represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente, 1995. 

—Wilhelm Reich. Escucha, hombrecito, 1948.

—Aldous Huxley. Prólogo a Un Mundo Feliz. 1931.

—Antonio Maira. Evocación de la II República y llamamiento para la III República. Pregón de la Caracola de Córdoba, 13 de abril de 2008. 

—Leonard Cohen. Anthem. The Future, 1992.


[1] Guillermo Piquero. Europa Indígena. El Neolítico: de la matrística a los imperios patriarcales

https://www.suarra.com/el-neol%C3%ADtico-de-la-matr%C3%ADstica-a-los-imperios-patriarcales/2-la-matr%C3%ADstica/

2] Manrique Miguel Mom. Ciclos Cósmicos de la Humanidad. 

https://www.ciclologia.com/cicloscosmicos.htm

3] Signs out of time. La historia de la arqueóloga Marita Gimbutas. EEUU, 2004.

https://www.suarra.com/el-neol%C3%ADtico-de-la-matr%C3%ADstica-a-los-imperios-patriarcales/11-documental-sobre-la-arque%C3%B3loga-marija-gimbutas/

[4] Marvin Harris. Jefes, cabecillas y abusones. Alianza Editorial, 1993.

[5] George Orwell. 1984. Ediciones Destino-Círculo de Lectores, 1984.

[6] Ernesto Sabato. La Resistencia. Seis Barras, 2000.

[7] Wilhelm Reich. Children of the Future. Farrar, Straus, Giroux, 1983.

[8] Jesús García Blanca. La Sanidad contra la Salud. Ediciones i, 2015.

[9] Jesús García Blanca. El rapto de Higea. Mecanismos de Poder en el terreno de la Salud y la Enfermedad. Virus Editorial, 2010.

[10] Wilhelm Reich. Psicología de Masas del Fascismo. Roca, 1973.

[11] Nils Bergman. Los beneficios del piel con piel. https://www.espacioperinatal.com/dr-nils-bergman-y-la-madre-canguro/.

Fréderick Leboyer. Por un nacimiento sin violencia. Mandala, 2008.

Michel Odent. El bebé es un mamífero. Mandala, 1990.

Casilda Rodrigañez y Ana Cachafeiro. La represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente. Nosa y Jara Editores, 1995.

Adolf Portman. Die Biologie und das neue Menschenbild. Universidad de Berna, 1942.

[12] Wilhelm Reich. Análisis del Carácter. Paidos, 1980.

[13] Jesús García Blanca. Dos conceptos de salud: holismo frente a mecanicismo. Discovery Salud, 229, septiembre 2019. 

https://www.dsalud.com/reportaje/dos-conceptos-de-salud-holismo-frente-a-mecanicismo/.

[14] Página web de Máximo Sandín: www.somosbacteriasyvirus.com. The Third Way of Evolution: 

https://www.thethirdwayofevolution.com/.

[15] Jesús García Blanca. La medicalización madres como distorsión mecanicista de los comienzos de la vida humana. Daimon. Revista Internacional de Filosofía, suplemento 6 (2017). https://revistas.um.es/daimon/article/view/302601.

[16] Erich Fromm. La patología de la normalidad. Lecciones de 1954. Paidos, 1994.

[17] Jesús García Blanca. Quiénes están detrás de la falsa pandemia (II). Discovery Salud, 239, julio-agosto 2020.


Fotografías: Autor desconocido / Richie Melendez





jueves, 3 de septiembre de 2020

Un grito



El plástico es un límite sin límites, una frontera de absoluta crueldad porque puedes ver el otro lado, puedes sentirlo, pero no puedes tocarlo.

El plástico permite la visión y el movimiento pero impide el contacto; el plástico impone el sin tacto, pero no a ciegas: los dos seres que se ven separados por el plástico pueden contemplarse aunque deformes, distorsionados; pueden verse, pero no tocarse.

El plástico es una capa de silencio que envuelve la piel, que a su vez es el órgano más sensible de contacto con el exterior y con el otro.

Y en el caso de la madre-cachorro, de la madre-criatura, la piel es la continuación del universo líquido de la vida salvaje sin palabras.

La piel es la superficie viva del contacto con tacto.

Y el plástico es una privación de los sentidos, una agresión invisible que separa, que mantiene las pieles a menos de un milímetro de distancia que se traduce en un abismo inconmensurable de sufrimiento.

El abismo de la separación emocional, el vértigo de la caída sin tacto, del ahogo insoportable del vacío… transforma la vida en un sinsentido de máquinas plastificadas, aisladas, desconectadas… bolsas de angustia sin expresión.

Los seres presuntamente vivos no humanos del futuro.



Los negacionistas son Ellos



Wikipedia: “el negacionismo es exhibido por individuos que eligen negar la realidad para evadir una verdad incómoda”.




Los capataces de los Amos del Mundo y sus secuaces cuya cabeza visible es la OMS financiada por la Alianza GAVI para imponer las vacunas en todo el planeta, o la Fundación Bill y Melinda Gates y las multinacionales farmacéuticas, pero que también incluyen a los grandes medios de comunicación y responsables políticos y sanitarios a diferentes niveles, han montado o son cómplices de una falsa pandemia criminal basada en un falso virus… pero lo niegan. Son NEGACIONISTAS.

Los test que se utilizan (PCR y otros) carecen de base científica, médica o técnica… pero ellos lo niegan. Son NEGACIONISTAS.

Las cifras que proceden de esos test y que sirven para hablar de “casos”, “infectados”, “rebrotes” o “muertos por el coronavirus” carecen de fundamento… pero ellos lo niegan. Son NEGACIONISTAS.

La mayoría de los enfermos y fallecidos lo han sido por la gripe… pero ellos lo niegan. Son NEGACIONISTAS.

Protocolos y tratamientos inadecuados han provocado gran cantidad de problemas de salud y muertes… pero ellos lo niegan. Son NEGACIONISTAS.

Las medidas tomadas para luchar contra un falso virus y contener una falsa pandemia: encierros, aislamientos, cierres de fronteras, mascarillas, desinfectantes, distancia social… no solo no han servido para nada positivo, sino que han sido contraproducentes y provocado el pisoteo de derechos fundamentales y libertades consolidadas, la caída de economías, personas en el paro y un sin fin de consecuencias para la salud física, mental y emocional que aún están por precisar… pero ellos lo niegan. Son NEGACIONISTAS.

Un número creciente de especialistas en múltiples campos relacionados con la salud, con el periodismo, con el derecho o simplemente analistas independientes de las relaciones de poder están denunciando la manipulación y las mentiras y aportando explicaciones coherentes, independientes, rigurosas y honestas… pero ellos lo niegan. Son NEGACIONISTAS.

Centenares de miles de personas —y cada vez serán más— están reaccionando a las mentiras y el comportamiento criminal de sus gobiernos y sus cómplices, y manifestándose en las calles de todo el mundo contra la falsa pandemia, contra los objetivos ocultos de control de la población, el negocio y la imposición de decisiones sobre nuestra salud en particular las nuevas y peligrosas vacunas de ARN, y exigiendo que se depuren responsabilidades y que se conozca la verdad… pero ellos lo niegan. Son NEGACIONISTAS.


Crédito de imagen: www.miamimundo.com


miércoles, 29 de julio de 2020

Desmontando la Operación Coronavirus


Algunas lecciones aprendidas durante la lucha para Desmontar el SIDA y que permiten comprender mejor la actual falsa pandemia y por tanto fundamentar mejor la lucha para desmontarla.

Las “pandemias” no son un problema médico; en primera instancia son un problema de poder, lo que significa que la lucha contra ellas debe contar con un componente científico-médico, pero también con elementos sociológicos, económicos, filosóficos, periodísticos, legales, educativos… integrados todos en un frente global. De hecho, la salud no es un asunto médico, sino un complejo fenómeno social.

El elemento clave de las falsas pandemias/epidemias es el dogma del contagio, teoría microbiana o teoría de la infección, y consiguientemente el miedo al contagio… reunimos así las dos herramientas básicas del poder: mentiras y miedo.

Toda pandemia, epidemia o enfermedad de la que se culpe a un virus tiene un probable origen tóxico y uno de los objetivos es tapar ese origen: protocolos sanitarios, tratamientos, campañas masivas de vacunación, tóxicos industriales lanzados al medio ambiente, tóxicos procedentes de las aguas y la alimentación, condiciones climáticas extremas…

Condición inherente a las falsas pandemias o epidemias es un virus que jamás se ha aislado y por tanto no se ha podido establecer su culpabilidad: poliovirus, virus del sarampión, Virus de Inmunodefiencia Humana, Virus de la Hepatitis, Ébola, Zika, Coronavirus varios… y ahora el flamante SARS-CoV-2… ninguna evidencia de aislamiento/purificación de ninguno de ellos.

Las falsas pandemias no tienen entidad patológica propia aunque sí se utilizan problemas de salud y muertos reales. Es de crucial importancia separar esto para abordar cada cosa desde la perspectiva adecuada: desmontando las etiquetas (“caso de SIDA”, “Muerto por coronavirus”) y atendiendo a los verdaderos problemas de salud desde un ángulo holístico. Muy importante: una vez puesta en marcha la falsa pandemia, los propios tratamientos se suman al origen tóxico agravando y ampliando los “casos”.


Los falsos test para detectar al falso virus culpable son la clave para hacer creíble la falsa pandemia presentando “casos”, estadísticas, gráficas, curvas, estudios epidemiológicos… que a su vez alimenten el pánico y justifiquen supuestas medidas de prevención o protocolos de tratamiento disparatados, absurdos, erróneos, faltos de base científica y violadores de derechos y libertades fundamentales.

No hay ninguna conspiración oscura de reptilianos adoradores de microchips infernales: lo que hay es una minoría que viene ejerciendo el poder desde tiempo inmemorial y cuyo objetivo es seguir ejerciéndolo. Para ello han desarrollado múltiples y eficaces herramientas que educan a la mayoría en la indolencia y la obediencia. Pero atención: la mayoría no somos todos. Siempre hay grietas, fallos en la maquinaria, errores en la manipulación… y ello permite abrir puertas a la esperanza y la verdad.

Los sucesivos montajes han ido multiplicando y profundizando en el control de la gente, la censura de minorías críticas y la aceptación de los dogmas de la medicina moderna que a su vez son claves para la extensión del terror:

—refuerzan la dependencia de las multinacionales farmacéuticas;
—castiga a marginados, moviliza ingenuos y los utiliza a todos para rentabilizar el fracaso y continuar huyendo hacia adelante;
—dispara la intromisión de la medicalización en el terreno de lo sexual-emotivo, sustituyendo el conocimiento del propio cuerpo por un miedo mecanicista contribuyendo a reducir drásticamente la espontaneidad vital;
—consigue en gran parte ocultar los devastadores efectos de la iatrogenia producida por antibióticos, quimioterapia, antivirales, vacunas y preparar el camino para un genocidio planetario, una nueva vuelta de tuerca en la agresión a la salud del planeta y sus habitantes y una cantidad inconmensurable de sufrimiento humano.

Aprovechemos todas estas lecciones y muchas más para impedirlo.


MÁS INFORMACIÓN

--Lluis Botinas. "El SIDA es una ficción. Preguntas para desmontar el SIDA, este engranaje criminal made in USA" (Descarga libre).
--Jesús García Blanca. "Caso SIDA: los límites de la rebeldia", en "La Sanidad contra la Salud. Una mirada global para la autogestión". Madrid, Ediciones i, 2015.
--En Plural-21, asociación para el cuidado de la vida en un planeta vivo:

--Artículos analizando la falsa pandemia del coronavirus en la revista Discovery DSalud:

Número 239, julio-agosto 2020
https://www.dsalud.com/revistas/numero-239-julio-agosto-2020/
— Quiénes están detrás de la falsa pandemia declarada por las OMS (II)
— La vacuna para afrontar la COVID-19 no es la solución
— No ha habido pandemia.
— Lluvia de denuncias y querellas contra el gobierno
— África se enfrenta a la OMS y amenaza con abandonarla a la vez que denuncia a Bill Gates

Número 238. Junio 2020
https://www.dsalud.com/revistas/numero-238-junio-2020/
— ¿Quiénes están detrás de la pandemia declarada por la OMS?
— El sinsentido de las medidas gubernamentales ante la COVID-19.
— Si el SARS-CoV-2 existe, ¿cómo se propagó tan rápido y qué relación tiene con la 5G?

Número 237. Mayo 2020
https://www.dsalud.com/revistas/numero-237-mayo-2020/
—Nuevas claves para entender la “pandemia” declarada por la OMS.
— Los test que se están usando para detectar el SARS-CoV-2 no tienen fiabilidad.
— Científicos de todo el mundo cuestionan el confinamiento de la población. Elena Santos
— Los médicos carecen de tratamientos eficaces para el SARS-CoV-2.
— Los daños para la salud de la tecnología 5G y su relación con la pandemia.
— ¿Tiene sentido la tesis de que el SARS-CoV-2 se creó en un laboratorio?

Número 236. Abril 2020
https://www.dsalud.com/revistas/numero-236-abril-2020/
— Algunas claves para entender la “pandemia” del coronavirus.
— No hay pruebas de la existencia del “coronavirus chino”.
— Numerosas empresas buscan vacunas para el coronavirus chino.

Número 235. Marzo 2020
https://www.dsalud.com/revistas/numero-235-marzo-2020/
— ¿Qué se oculta tras el coronavirus de China?

Gracias, Brauli, por el dibujo!

jueves, 14 de mayo de 2020

¿Es la COVID19 una enfermedad contagiosa? (2)

¿Es la COVID19 una enfermedad contagiosa?

UNA ARENGA EN FAVOR DE LA LIBERTAD DE LOS DE ABAJO
Y POR UN CAMBIO DE PARADIGMA HACIA LA MICROECOLOGÍA

[Episodio número 2]

Continúo la serie comenzada hace unos días sobre la falsa pandemia que nos infligen los de Arriba. En este episodio que podría titularse "Un biólogo molecular pierde los papeles" voy a recoger lo esencial de un debate suscitado en Ivoox a propósito del programa que Radio Vórtice dedicó a explorar aspectos críticos de la COVID-19 entrevistándome junto con el Dr. Enric Costa, el escritor Felix Rodrigo Mora, la farmacéutica Teresa Morera y el médico Juanjo. No parece que el debate vaya a continuar, pero de ser así, añadiré actualizaciones con las respuestas que en uno u otro lado se vayan produciendo.

Como el asunto del aislamiento es un tema con cierta complejidad técnica y sobre todo muy impactante incluso para muchos críticos que a pesar de tener una mirada naturista u homeopática se han creído a pies juntillas que los chinos aislaron este virus. Y como no paro de recibir comentarios y preguntas al respecto, comparto aquí la respuesta que he dado por si aclara algo o complementa la información que ya se tiene. Si el biólogo contesta, lo comentaré aquí.

[NOTA: Vuelvo a ilustrar mi comentario con una imagen de Exosomas celulares y Vesículas Extracelulares (no, no son virus; son componentes habituales de las células) por razones obvias]

Su comentario comenzaba "Es que no sé ni qué decir" para continuar con el discurso descalificador del terraplanismo y dar por sentado que el virus está por ahí.




MI PRIMERA RESPUESTA:

Yo sí sé qué decir.

Y no voy a llamar terraplanistas a los que llevan meses aterrorizando sin la menor base científica ni médica. Lo que voy a hacer es argumentar y aportar datos y evidencia, que es lo que debería hacer cualquiera que se autodenomina científico en vez de tirar de descalificación, que además de ser un recurso manido y poco educado, deja entrever que no se tienen argumentos.

El orden correcto es primero aislar/purificar, después analizar el virus aislado y caracterizarlo secuenciando su genoma y sus proteínas, y finalmente diseñar herramientas de detección de estos componentes, es decir, test o pruebas genéticas, de antígenos o de anticuerpos.

Sin el paso 1 no se puede dar el paso 2, y sin los pasos 1 y 2 no se puede dar el paso 3. Esto es fácil de comprender, no? Eso quiere decir que no se puede analizar los componentes de un virus sin haberlo aislado previamente, y que no se pueden desarrollar pruebas de detección sin haberlo aislado y sin conocer sus componentes. Esto también lo comprendes, no?

Aporto también referencias para que nos quede claro que no se trata de una opinión sino de algo que establecen los manuales de virología:

“Isolation and purification of virus particles from specimens (ie, tissues or bloods) is essential for the characterization of the virus of interest”.
—Wang-Shick Ryu. MOlecular “Virology of Human Pathogenic Viruses”, Academic Press, 2017. Capítulo 4.4 Purification of Viruses.

“El aislamiento de un virus es un requisito esencial para su estudio […] Luego del aislamiento debe realizarse la identificación. Posteriormente, pueden realizarse la cuantificación y la determinación de sus propiedades biológicas, bioquímicas y serológicas”.
—Carballal, Guadalupe y Oubiña, José Raúl. “Virología médica". Buenos Aires, Corpus, 2014. Capítulo 1. Procedimientos físico-químicos.

El aislamiento/purificación adquiere una especial relevancia cuando se sabe que los virus no pueden distinguirse de microvesículas extracelulares (VE): 

“Puesto que las VEs se producen prácticamente en todas las células, probablemente toda preparación viral es de hecho una mezcla de viriones y VEs. Para estudiar sus respectivas funciones, es necesario separar las VEs de los viriones. Pero esto es muy difícil con algunos virus, en particular los retrovirus, debido a que ambos son similares en tamaño y densidad. Otros materiales derivados de las membranas pueden también tener características parecidas. Por tanto los gradientes de densidad que se utilizan habitualmente para separar las VEs de agregados contaminantes basándose en las diferencias de densidad no son siempre adecuadas para separar VEs de partículas virales".
“Los mejores criterios de purificación de preparaciones aisladas se desvirtúan al observar que las fronteras entre viriones de retrovirus, como el VIH, y las VEs son borrosas”.
“Desde aquí, queremos concienciar de que las preparaciones de virus nunca pueden ser puras sino que están contaminadas con diversas subpoblaciones de VEs algunas de las cuales pueden ser indistinguibles o muy similares a los denominados virus defectivos”.
—Esther Nolte-‘t Hoen, Tom Cremer, Robert C. Gallo and Leonid B. Margolis. Extracellular vesicles and viruses: Are they close relatives? Edited by Peter K. Vogt, The Scripps Research Institute, La Jolla, CA, and approved June 27, 2016 (received for review April 4, 2016). https://www.pnas.org/content/pnas/113/33/9155.full.pdf.

Bien, entonces, para demostrar que un virus se ha aislado, no podemos empezar por el paso 3 y decir que hay test de PCR y tampoco podemos empezar por el paso 2 y decir que se conoce el genoma. No. Estos dos pasos no demuestran que se haya dado el primero. Hay que demostrar que se ha dado el primero presentando el artículo científico que describa el primer aislamiento del virus. Si ese aislamiento es correcto, entonces se podrá decir que se está estudiando el genoma de un virus y que se están desarrollando pruebas de detección; pero si el aislamiento no es correcto o no se ha producido, ni se puede afirmar que el ADN o el ARN que se está secuenciando sea de un virus concreto y menos aún nuevo, ni se puede afirmar que las pruebas basadas en esa secuenciación detecten realmente un virus y menos aún uno nuevo. Esto lo comprende también, no?

Vale, pues si ha comprendido todo lo que he dicho hasta aquí, parece evidente que quien afirme que un virus se ha aislado debe hacer algo muy simple: presentar el artículo en el que se describe ese aislamiento.

La revista de salud y medicina Discovery DSalud se ha puesto en contacto con las principales instituciones y organizaciones que afirmaban haber descubierto un virus o desarrollaban protocolos de diagnóstico y pruebas de detección. Como resultado de ello respondieron dos instituciones: la OMS y la Universidad de Hong Kong. Ambas coincidieron en responder que el artículo que describe el aislamiento del nuevo coronavirus es este:

—Na Zhu, Ph.D., Dingyu Zhang, M.D., Wenling Wang, Ph.D., Xingwang Li, M.D., et al., A Novel Coronavirus from Patients with Pneumonia in China, 2019. N Engl J Med 2020; 382:727-733. DOI: 10.1056/NEJMoa2001017 https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2001017

Eso supone lógicamente dos cosas: la primera que hay que analizar ese artículo y no otro para comprobar si efectivamente describe un aislamiento; y la segunda que todos los supuestos aislamientos de los que se informa a través de los medios y que se produjeron DESPUÉS de la publicación del trabajo citado, no son ni pretenden ser EL PRIMER AISLAMIENTO, es decir, el aislamiento por el que se descubre el virus, sino “aislamientos” de un virus ya conocido. Esto también lo comprendes, no?

Pues manos a la obra, la revista se puso en contacto con una serie de expertos para que analizaran el artículo en cuestión y emitieran su valoración. Concretamente, lo revisaron un virólogo descubridor él mismo de un virus en 1995 y por tanto conocedor de primera mano de los procedimientos de aislamiento/purificación y posterior secuenciación de virus; y por otro lado una biofísica y un patólogo con amplia experiencia en revisión de literatura científica sobre aislamientos, secuenciación y caracterización de virus y retrovirus. 

Ambas revisiones concluyeron que el citado artículo no describe en absoluto un aislamiento y que el equipo no ha probado que el ARN obtenido pertenezca a un virus y menos aún a un virus concreto. De hecho el propio artículo dice en sus conclusiones que no han satisfecho los postulados de Koch. 

REFERENCIA PROCEDIMIENTO CORRECTO AISLAMIENTO/PURIFICACIÓN:
--Genome Structure of a Virus Infecting the Marine Brown Alga Ectocarpus siliculosus Authors: Stefan T.J. LANKA, Michael KLEIN, Uwe RAMSPERGER, Dieter G. MÜLLER, and Rolf KNIPPERS, Virology 193, 802-811 (1993).

En este punto tienes dos opciones: o bien rebates los informes citados y demuestras que el artículo de Zhu et al describe efectivamente un aislamiento; o bien aportas otro artículo que sí describa el primer aislamiento del SARS-CoV-2, y de paso se lo haces llegar a la OMS y a la Universidad de Hong Kong para ponerlos al día.

Quedo a la espera.



MI SEGUNDA RESPUESTA

Gracias por tu respuesta, Val. Contesto:
1. “Entre todos los comentarios los tuyos son de lo más ofensivos”. Suelo expresarme con el máximo respeto… Puedes precisar esas “ofensas”?
2. “Aunque te compre tu definición de aislamiento, eso no indica nada sobre la existencia o no del virus”. A) No es mi definición sino la de un virólogo descubridor de un virus y otros especialistas. B) Claro, y en Saturno puede haber rinocerontes microscópicos, pero lo que importa no es si existe el virus, sino si nosotros lo conocemos para poder analizarlo y hacer afirmaciones sobre él. Comprendes la diferencia, no?
3. “El virus se puede tomar de una muestra de un paciente y se puede inocular en células humanas donde se observa su multiplicación y donde se puede cuantificar y secuenciar”. El sujeto de esa oración es “El virus”… Y qué virus? Se puede afirmar o negar cosas de un virus desconocido? Se puede observar y reportar observaciones de un virus que aún no ha sido descubierto? Obviamente, no. Comparte esto conmigo, no? O por el contrario cree que se puede jugar a especular con un asunto tan grave?
4. "Lo que tú llamas paso 2 y 3 se puede hacer porque se conoce la secuencia, no porque se haya aislado”. Es que establecer la secuencia es el paso 2. Y no, no se puede hacer sin haber aislado previamente. El paso 2 viene después del 1. Esto se lo hubiese dicho Aristóteles, pero también cualquier albañil sabe que no se puede comenzar la casa por el tejado.
5. “La secuencia se puede obtener sin el aislamiento y partir de aquí toda tu argumentación es invalida, de hecho hay gente especializada en analizar biomas y te pueden decir que organismos hay en una mezcla compleja, sin despeinarse”. No dudo que se pueda extraer ADN o ARN de un cultivo, pero verás: si de un cultivo en el que tengo toda clase de materiales incluyendo células cancerígenas que generan exosomas y partículas “indistinguibles” de los virus, retrovirus endógenos y ARN autoeditado, y toda clase de reacciones bioquímicas que no se producen en el cuerpo humano… y de ahí, a ciegas, extraigo un fragmento de ADN o ARN… ¿cómo puedo afirmar “sin despeinarme” que procede de un virus desconocido hasta el momento? Comprendes que esto es pura especulación, verdad? 
6. “El hecho de que aparezca ahí su secuencia es suficiente prueba de su existencia, no hay vuelta de hoja”. “Su”, es un pronombre que sustituye al nombre, en este caso al virus, pero no podemos hablar ni referirnos a algo que no conocemos; solo podemos hablar o analizar o teorizar sobre algo que conocemos. Sin el aislamiento, no conocemos el virus y por tanto no podemos hablar de “su” secuencia, y mucho menos para concluir de ahí su existencia. Entiendes que esto es absurdo, no?
7. “Aunque me parece fenomenal sí para ti no es suficiente, como comprenderás, me la suda”. Una vez más, no es para mí, yo aquí me limito a trasladar información que encuentro y analizo del modo más riguroso posible. Así que no es para mí sino para todos los manuales de virología que he consultado, algunos de los cuales te cité con referencias y a los que ahora añado más (pero bueno si a ti te la sudan los manuales de virología, entonces sí que el debate podría acabar aquí porque yo parto de la base de que eres un científico y te atienes a los procedimientos del método científico y de los criterios científicos): 
“Se requiere previamente purificar al virus […]. Para purificar virus se requiere de centrífugas y ultracentrífugas”.
—Fierro Corrales, Dagoberto y Mena Adriano, Jorge Daniel. Notas del curso de bacteriología y virología. Profesor: Juan José Ríos. Universidad Autónoma de Sinaloa. Agosto 2009. Unidad 4. Identificación de virus. https://es.slideshare.net/themena1/manual-de-bacteriologa-y-virologa
“[…] cuando se requiere aislar y caracterizar una proteína estructural, es importante disponer de partículas virales separadas de los componentes celulares”.
—Carballal, Guadalupe y Oubiña, José Raúl. “Virología médica". Buenos Aires, Corpus, 2014. Capítulo 1. Procedimientos físico-químicos. https://catedrabiologiamolecularusal.files.wordpress.com/2017/08/virologia-medica-4a-edicion_carballal_booksmedicos-org.pdf
“Una técnica esencial en Microbiología es la de obtención de cultivos puros, a partir de los cuales podemos realizar estudios sobre las propiedades de los microorganismos. Un cultivo puro es aquel que contiene una sola clase de microorganismo. Para poder obtenerlo es necesario concurrir a las técnicas conocidas como aislamiento”. 
“El objeto es obtener cultivos en estado puro, operación imprescindible y previa al estudio e identificación de una especie bacteriana. Se pueden realizar aislamientos por métodos generales y por métodos especiales”. 
—Manacorda, Ana María, Cuadros, Daniela Patricia y Alvarez, Anahí. “Manual práctico de microbiología”. Buenos Aires, Universidad nacional del Comahue, 2007. Capítulo 7. Aislamiento y siembra de bacterias aerobias. https://www.docsity.com/es/manual-practicos-de-microbiologia/3187000/
Y así sucesivamente. Seguro que tú mismo puedes encontrar más referencias. Pero con esto creo que queda claro que no es “para mí”, sino para los procedimientos establecidos en virología y microbiología.
8. “Por lo tanto, a día de hoy lo que sí está claro es que el virus aparece en las muestras de pacientes”. Me temo que de lo que acabamos de ver no se deduce eso en absoluto sino más bien lo contrario: no se puede demostrar que lo que aparece en las muestras de pacientes sea un nuevo virus desconocido que no ha sido aislado. 
9. "Respecto a las vesículas…¿qué importa? quieres decir que es una vesícula? llámalo como quieras, ¿quieres decir que está mezclado? el problema es que las vesículas si son de la propia célula sólo pueden llevar material que ha estado en esa célula y en gran medida será material humano. Si en las vesículas y en el virus o donde quieras encuentras material que no es humano, explícame de donde viene”. No se trata de nombres; son cosas diferentes. Y precisamente por eso tenemos un problema, porque son “indistinguibles” (No lo digo yo, lo dice un equipo dirigido por Robert Gallo; ya te puse la referencia). Las vesículas pueden llevar material celular pero también autoeditado o alterado. Cómo lo diferencias sin un aislamiento previo?
10. “Que hables de no sé que revista Discovery DSalud que enmienda la plana a The New England Journal of medicine es simplemente de risa”. La revista Discovery DSalud —sí, quédate con el nombre porque si quieres información crítica rigurosa es prácticamente la única publicación en la que vas a poder encontrarla— no “enmienda la plana”, lo que hace es publicar los análisis de científicos que han analizado el estudio chino y han concluido que no describe un aislamiento.
11. "Los postulados de Koch los hizo en el siglo XIX y para bacterias. Hay bacterias que tampoco los pasan y eso no implica que no existan. Las colonias de bacterias se ven a simple vista. Quizá también dudes de ellas”. Son los propios autores del estudio chino los que mencionan los postulados para decir que no los cumplen. Y eso quiere decir sencillamente pero también escandalosamente, que no han podido demostrar que haya un nuevo virus causando una nueva enfermedad. Que haya bacterias que no los cumplen —de hecho según la revista Lancet ningún microorganismo los cumple— no significa que no existan bacterias, significa que no son culpables de las enfermedades que se les atribuye. O dicho de otro modo: que la Teoría Microbiana es falsa. Como voy a dudar de la existencia de las bacterias si son la clave de la vida y la salud.
12. “En fin, que con tanto conocimiento de virología no sé como dudas de la existencia de un virus, es algo incongruente. Esto es fácil de comprender, ¿no?”. No, no es fácil de comprender porque no es incongruente: precisamente el haber aprendido algo sobre virus me ayuda a distinguir cuando se habla de un virus conocido y cuándo se pretende hacer pasar por aislamiento algo que no lo es en absoluto. Esto sí que es fácil de comprender… o no?
13. “Hay un principio filosófico que se llama principio de parsimonia. En ciencia se llama Navaja de Occam y dice que, normalmente, la explicación más sencilla es la real, de lo cual se pueden desprender dos cosas: 1. Que lo normal es pensar que es un virus, ya que explica muchas cosas que ninguna otra causa puede explicar, como que una simple mascarilla proteja y que su falta haya hecho que tantos sanitarios es hayan infectado, por ejemplo. 2. Que tenéis mucho tiempo libre para crear este tipo de conspiraciones (Aquí iba un insulto estupendo, pero me abstengo)”. No, no es como dices: o no conoces bien el lex parsimoniae o manipulas. Lo que dice el principio de parsimonia es que EN IGUALDAD DE CONDICIONES, la explicación más sencilla suele ser la más probable. Pero este no es el caso, porque sencillamente no hay igualdad de condiciones. No estamos ante un único fenómeno que dos teorías traten de explicar, sino de un conjunto de fenómenos distintos cada uno con su explicación correspondiente. Por ejemplo: cuál es la explicación más obvia y simple de que gran cantidad de personas que viven en una zona hipercontaminada tenga problemas respiratorios… pues eso, la contaminación. Y así sucesivamente. Otra cosa es que se quiera meter todo en un saco manipulando información y utilizando ideas dogmáticas que la gente acepta sin discusión… entonces estamos ante otro fenómeno que no se explica desde la ciencia o la medicina, sino desde el análisis de las relaciones de poder. Así que respondiendo a tus dos conclusiones finales: 1. No, la explicación más sencilla no es un virus. 2. No, no tengo mucho tiempo libre, pero considero una obligación ética compartir lo que aprendo con la gente para impulsar análisis críticos sobre asuntos de enorme trascendencia. Sí, mejor ahorrarte los insultos por mucho que te parezcan estupendos.
Sigo esperando evidencias del aislamiento o que tengas la honestidad de reconocer que te has equivocado o que no tenías suficiente información para afirmar lo que afirmaste.



MI TERCERA RESPUESTA:
“Sigo esperando las argumentaciones, no las veo por ninguna parte
—Pues todo el mundo las ha visto ya, las comenta, me preguntan, me piden aclaraciones, muestran conformidad o disconformidad… menos usted; usted no logra verlas…

“que tiene que ver el aislamiento con la existencia. 
—La única forma de afirmar con rigor científico que existe un virus es aislándolo.

“el aislamiento podría ayudar para la caracterización del organismo
—No, no es que pueda ayudar, es que es la única forma de posibilitar esa caracterización.

“Supongo que hablar de metagenómica le puede causar un aneurisma cerebral
—No se preocupe por mi cerebro, hable, hable de metagenómica…

“aquí hay gato encerrado y usted se esta beneficiando de esto de alguna manera… le interesa mentir por alguna razón…
—Seguro que es capaz de ser más original en su intento de desviar la atención.

“Tengo muchos amigos y conocidos que trabajan en salud…
—Su descripción es muy interesante y seguro que trasmite el dramatismo de la experiencia humana de esos amigos… pero lamentablemente tiene cero relevancia en el debate que aquí mantenemos sobre el aislamiento del supuesto coronavirus.

“Mandas un paper donde se investiga el virus para decir que no existe, ¿qué cojones te crees que esos investigadores estaban haciendo los experimentos con plastilina? Te aferras a que no está aislado como si eso le importara a nadie para poder investigarlo. Puras mentiras son las que cuentas. 
—Te corrijo: aludo a un paper que oficialmente (según la OMS y la Universidad de Hong Kong) se considera que describe el primer aislamiento del nuevo coronavirus y que varios expertos cuestionan con argumentos. No me aferro a nada porque a mí me interesa la verdad. Más bien parece que eres tú el que se aferra a algo que no conoce y para colmo considera que nadie debería estar interesado en investigar… sin comentarios.

“Menciona a Maximo Sandín. Pues yo nunca he escuchado de él que los virus no existan
—Ni de mí tampoco.

“Muestre los putos papers donde dice que todos tenemos el ébola dentro y que sólo nos enfermamos por un desequilibrio. 
—No hay prueba alguna de que el Ébola se haya aislado. La enfermedad como desequilibrio del medio interno no es una mera conclusión de un paper puntual sino todo un paradigma en el que intervienen numerosas disciplinas, aportaciones de décadas, investigaciones, teorías, observaciones y escuelas de medicina. Puedes ver una formulación sintética en la segunda parte de este libro acompañada de numerosa bibliografía y referencias: “Vacunas: una reflexión crítica a partir de la historia de la medicina y de los descubrimientos de la biología”. Madrid, Ediciones i, 2015. 

“Expliquenos, por favor, como es posible que en mi puta vida haya visto a nadie con Polio y que se haya reducido la incidencia en un 99%, ¡O Casualidad!, desde que se empezó a usar la vacuna. 


“Explique señor antivacunas, cómo fue posible eliminar la viruela del mundo
—La viruela no se ha eliminado del mundo. Y el retroceso histórico es anterior a las vacunaciones masivas, cosa que por cierto puede aplicarse al resto de las supuestas epidemias derrotadas por vacunas: 

Fernand Delarue. Salud e Infección. Auge y decadencia de las vacunas. Nueva Imagen, 1980.
Dra. Suzanne Humphries. Desvaneciendo ilusiones. Las enfermedades, las vacunas y la historia olvidada, Ediciones Octaedro, 2015.
Dr. Enric Costa Vercher y Jesús García Blanca. Vacunas: un análisis crítico. iEdiciones, 2015.

“se me hinchan las narices leyendo su desfachatez. Explique algo, lo que sea, xD. Porque todo lo que dice son elucubraciones y todavía no le he escuchado un dato o una cifra que se puede corroborar en ningún de los papers que con tanta ligereza pide a los comentarista. Es usted un charlatán de feria y está jugando con la salud del respetable, 
—No es necesario responder. Usted mismo se descalifica.


Debate completo en Ivoox: "Bienvenido a la dictadura medico-científica".
Radio Vórtice: "Bienvenido a la dictadura médico-científica" (7 de mayo, 2020).