miércoles, 29 de julio de 2020

Desmontando la Operación Coronavirus


Algunas lecciones aprendidas durante la lucha para Desmontar el SIDA y que permiten comprender mejor la actual falsa pandemia y por tanto fundamentar mejor la lucha para desmontarla.

Las “pandemias” no son un problema médico; en primera instancia son un problema de poder, lo que significa que la lucha contra ellas debe contar con un componente científico-médico, pero también con elementos sociológicos, económicos, filosóficos, periodísticos, legales, educativos… integrados todos en un frente global. De hecho, la salud no es un asunto médico, sino un complejo fenómeno social.

El elemento clave de las falsas pandemias/epidemias es el dogma del contagio, teoría microbiana o teoría de la infección, y consiguientemente el miedo al contagio… reunimos así las dos herramientas básicas del poder: mentiras y miedo.

Toda pandemia, epidemia o enfermedad de la que se culpe a un virus tiene un probable origen tóxico y uno de los objetivos es tapar ese origen: protocolos sanitarios, tratamientos, campañas masivas de vacunación, tóxicos industriales lanzados al medio ambiente, tóxicos procedentes de las aguas y la alimentación, condiciones climáticas extremas…

Condición inherente a las falsas pandemias o epidemias es un virus que jamás se ha aislado y por tanto no se ha podido establecer su culpabilidad: poliovirus, virus del sarampión, Virus de Inmunodefiencia Humana, Virus de la Hepatitis, Ébola, Zika, Coronavirus varios… y ahora el flamante SARS-CoV-2… ninguna evidencia de aislamiento/purificación de ninguno de ellos.

Las falsas pandemias no tienen entidad patológica propia aunque sí se utilizan problemas de salud y muertos reales. Es de crucial importancia separar esto para abordar cada cosa desde la perspectiva adecuada: desmontando las etiquetas (“caso de SIDA”, “Muerto por coronavirus”) y atendiendo a los verdaderos problemas de salud desde un ángulo holístico. Muy importante: una vez puesta en marcha la falsa pandemia, los propios tratamientos se suman al origen tóxico agravando y ampliando los “casos”.


Los falsos test para detectar al falso virus culpable son la clave para hacer creíble la falsa pandemia presentando “casos”, estadísticas, gráficas, curvas, estudios epidemiológicos… que a su vez alimenten el pánico y justifiquen supuestas medidas de prevención o protocolos de tratamiento disparatados, absurdos, erróneos, faltos de base científica y violadores de derechos y libertades fundamentales.

No hay ninguna conspiración oscura de reptilianos adoradores de microchips infernales: lo que hay es una minoría que viene ejerciendo el poder desde tiempo inmemorial y cuyo objetivo es seguir ejerciéndolo. Para ello han desarrollado múltiples y eficaces herramientas que educan a la mayoría en la indolencia y la obediencia. Pero atención: la mayoría no somos todos. Siempre hay grietas, fallos en la maquinaria, errores en la manipulación… y ello permite abrir puertas a la esperanza y la verdad.

Los sucesivos montajes han ido multiplicando y profundizando en el control de la gente, la censura de minorías críticas y la aceptación de los dogmas de la medicina moderna que a su vez son claves para la extensión del terror:

—refuerzan la dependencia de las multinacionales farmacéuticas;
—castiga a marginados, moviliza ingenuos y los utiliza a todos para rentabilizar el fracaso y continuar huyendo hacia adelante;
—dispara la intromisión de la medicalización en el terreno de lo sexual-emotivo, sustituyendo el conocimiento del propio cuerpo por un miedo mecanicista contribuyendo a reducir drásticamente la espontaneidad vital;
—consigue en gran parte ocultar los devastadores efectos de la iatrogenia producida por antibióticos, quimioterapia, antivirales, vacunas y preparar el camino para un genocidio planetario, una nueva vuelta de tuerca en la agresión a la salud del planeta y sus habitantes y una cantidad inconmensurable de sufrimiento humano.

Aprovechemos todas estas lecciones y muchas más para impedirlo.


MÁS INFORMACIÓN

--Lluis Botinas. "El SIDA es una ficción. Preguntas para desmontar el SIDA, este engranaje criminal made in USA" (Descarga libre).
--Jesús García Blanca. "Caso SIDA: los límites de la rebeldia", en "La Sanidad contra la Salud. Una mirada global para la autogestión". Madrid, Ediciones i, 2015.
--En Plural-21, asociación para el cuidado de la vida en un planeta vivo:

--Artículos analizando la falsa pandemia del coronavirus en la revista Discovery DSalud:

Número 239, julio-agosto 2020
https://www.dsalud.com/revistas/numero-239-julio-agosto-2020/
— Quiénes están detrás de la falsa pandemia declarada por las OMS (II)
— La vacuna para afrontar la COVID-19 no es la solución
— No ha habido pandemia.
— Lluvia de denuncias y querellas contra el gobierno
— África se enfrenta a la OMS y amenaza con abandonarla a la vez que denuncia a Bill Gates

Número 238. Junio 2020
https://www.dsalud.com/revistas/numero-238-junio-2020/
— ¿Quiénes están detrás de la pandemia declarada por la OMS?
— El sinsentido de las medidas gubernamentales ante la COVID-19.
— Si el SARS-CoV-2 existe, ¿cómo se propagó tan rápido y qué relación tiene con la 5G?

Número 237. Mayo 2020
https://www.dsalud.com/revistas/numero-237-mayo-2020/
—Nuevas claves para entender la “pandemia” declarada por la OMS.
— Los test que se están usando para detectar el SARS-CoV-2 no tienen fiabilidad.
— Científicos de todo el mundo cuestionan el confinamiento de la población. Elena Santos
— Los médicos carecen de tratamientos eficaces para el SARS-CoV-2.
— Los daños para la salud de la tecnología 5G y su relación con la pandemia.
— ¿Tiene sentido la tesis de que el SARS-CoV-2 se creó en un laboratorio?

Número 236. Abril 2020
https://www.dsalud.com/revistas/numero-236-abril-2020/
— Algunas claves para entender la “pandemia” del coronavirus.
— No hay pruebas de la existencia del “coronavirus chino”.
— Numerosas empresas buscan vacunas para el coronavirus chino.

Número 235. Marzo 2020
https://www.dsalud.com/revistas/numero-235-marzo-2020/
— ¿Qué se oculta tras el coronavirus de China?

Gracias, Brauli, por el dibujo!

jueves, 14 de mayo de 2020

¿Es la COVID19 una enfermedad contagiosa? (2)

¿Es la COVID19 una enfermedad contagiosa?

UNA ARENGA EN FAVOR DE LA LIBERTAD DE LOS DE ABAJO
Y POR UN CAMBIO DE PARADIGMA HACIA LA MICROECOLOGÍA

[Episodio número 2]

Continúo la serie comenzada hace unos días sobre la falsa pandemia que nos infligen los de Arriba. En este episodio que podría titularse "Un biólogo molecular pierde los papeles" voy a recoger lo esencial de un debate suscitado en Ivoox a propósito del programa que Radio Vórtice dedicó a explorar aspectos críticos de la COVID-19 entrevistándome junto con el Dr. Enric Costa, el escritor Felix Rodrigo Mora, la farmacéutica Teresa Morera y el médico Juanjo. No parece que el debate vaya a continuar, pero de ser así, añadiré actualizaciones con las respuestas que en uno u otro lado se vayan produciendo.

Como el asunto del aislamiento es un tema con cierta complejidad técnica y sobre todo muy impactante incluso para muchos críticos que a pesar de tener una mirada naturista u homeopática se han creído a pies juntillas que los chinos aislaron este virus. Y como no paro de recibir comentarios y preguntas al respecto, comparto aquí la respuesta que he dado por si aclara algo o complementa la información que ya se tiene. Si el biólogo contesta, lo comentaré aquí.

[NOTA: Vuelvo a ilustrar mi comentario con una imagen de Exosomas celulares y Vesículas Extracelulares (no, no son virus; son componentes habituales de las células) por razones obvias]

Su comentario comenzaba "Es que no sé ni qué decir" para continuar con el discurso descalificador del terraplanismo y dar por sentado que el virus está por ahí.




MI PRIMERA RESPUESTA:

Yo sí sé qué decir.

Y no voy a llamar terraplanistas a los que llevan meses aterrorizando sin la menor base científica ni médica. Lo que voy a hacer es argumentar y aportar datos y evidencia, que es lo que debería hacer cualquiera que se autodenomina científico en vez de tirar de descalificación, que además de ser un recurso manido y poco educado, deja entrever que no se tienen argumentos.

El orden correcto es primero aislar/purificar, después analizar el virus aislado y caracterizarlo secuenciando su genoma y sus proteínas, y finalmente diseñar herramientas de detección de estos componentes, es decir, test o pruebas genéticas, de antígenos o de anticuerpos.

Sin el paso 1 no se puede dar el paso 2, y sin los pasos 1 y 2 no se puede dar el paso 3. Esto es fácil de comprender, no? Eso quiere decir que no se puede analizar los componentes de un virus sin haberlo aislado previamente, y que no se pueden desarrollar pruebas de detección sin haberlo aislado y sin conocer sus componentes. Esto también lo comprendes, no?

Aporto también referencias para que nos quede claro que no se trata de una opinión sino de algo que establecen los manuales de virología:

“Isolation and purification of virus particles from specimens (ie, tissues or bloods) is essential for the characterization of the virus of interest”.
—Wang-Shick Ryu. MOlecular “Virology of Human Pathogenic Viruses”, Academic Press, 2017. Capítulo 4.4 Purification of Viruses.

“El aislamiento de un virus es un requisito esencial para su estudio […] Luego del aislamiento debe realizarse la identificación. Posteriormente, pueden realizarse la cuantificación y la determinación de sus propiedades biológicas, bioquímicas y serológicas”.
—Carballal, Guadalupe y Oubiña, José Raúl. “Virología médica". Buenos Aires, Corpus, 2014. Capítulo 1. Procedimientos físico-químicos.

El aislamiento/purificación adquiere una especial relevancia cuando se sabe que los virus no pueden distinguirse de microvesículas extracelulares (VE): 

“Puesto que las VEs se producen prácticamente en todas las células, probablemente toda preparación viral es de hecho una mezcla de viriones y VEs. Para estudiar sus respectivas funciones, es necesario separar las VEs de los viriones. Pero esto es muy difícil con algunos virus, en particular los retrovirus, debido a que ambos son similares en tamaño y densidad. Otros materiales derivados de las membranas pueden también tener características parecidas. Por tanto los gradientes de densidad que se utilizan habitualmente para separar las VEs de agregados contaminantes basándose en las diferencias de densidad no son siempre adecuadas para separar VEs de partículas virales".
“Los mejores criterios de purificación de preparaciones aisladas se desvirtúan al observar que las fronteras entre viriones de retrovirus, como el VIH, y las VEs son borrosas”.
“Desde aquí, queremos concienciar de que las preparaciones de virus nunca pueden ser puras sino que están contaminadas con diversas subpoblaciones de VEs algunas de las cuales pueden ser indistinguibles o muy similares a los denominados virus defectivos”.
—Esther Nolte-‘t Hoen, Tom Cremer, Robert C. Gallo and Leonid B. Margolis. Extracellular vesicles and viruses: Are they close relatives? Edited by Peter K. Vogt, The Scripps Research Institute, La Jolla, CA, and approved June 27, 2016 (received for review April 4, 2016). https://www.pnas.org/content/pnas/113/33/9155.full.pdf.

Bien, entonces, para demostrar que un virus se ha aislado, no podemos empezar por el paso 3 y decir que hay test de PCR y tampoco podemos empezar por el paso 2 y decir que se conoce el genoma. No. Estos dos pasos no demuestran que se haya dado el primero. Hay que demostrar que se ha dado el primero presentando el artículo científico que describa el primer aislamiento del virus. Si ese aislamiento es correcto, entonces se podrá decir que se está estudiando el genoma de un virus y que se están desarrollando pruebas de detección; pero si el aislamiento no es correcto o no se ha producido, ni se puede afirmar que el ADN o el ARN que se está secuenciando sea de un virus concreto y menos aún nuevo, ni se puede afirmar que las pruebas basadas en esa secuenciación detecten realmente un virus y menos aún uno nuevo. Esto lo comprende también, no?

Vale, pues si ha comprendido todo lo que he dicho hasta aquí, parece evidente que quien afirme que un virus se ha aislado debe hacer algo muy simple: presentar el artículo en el que se describe ese aislamiento.

La revista de salud y medicina Discovery DSalud se ha puesto en contacto con las principales instituciones y organizaciones que afirmaban haber descubierto un virus o desarrollaban protocolos de diagnóstico y pruebas de detección. Como resultado de ello respondieron dos instituciones: la OMS y la Universidad de Hong Kong. Ambas coincidieron en responder que el artículo que describe el aislamiento del nuevo coronavirus es este:

—Na Zhu, Ph.D., Dingyu Zhang, M.D., Wenling Wang, Ph.D., Xingwang Li, M.D., et al., A Novel Coronavirus from Patients with Pneumonia in China, 2019. N Engl J Med 2020; 382:727-733. DOI: 10.1056/NEJMoa2001017 https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2001017

Eso supone lógicamente dos cosas: la primera que hay que analizar ese artículo y no otro para comprobar si efectivamente describe un aislamiento; y la segunda que todos los supuestos aislamientos de los que se informa a través de los medios y que se produjeron DESPUÉS de la publicación del trabajo citado, no son ni pretenden ser EL PRIMER AISLAMIENTO, es decir, el aislamiento por el que se descubre el virus, sino “aislamientos” de un virus ya conocido. Esto también lo comprendes, no?

Pues manos a la obra, la revista se puso en contacto con una serie de expertos para que analizaran el artículo en cuestión y emitieran su valoración. Concretamente, lo revisaron un virólogo descubridor él mismo de un virus en 1995 y por tanto conocedor de primera mano de los procedimientos de aislamiento/purificación y posterior secuenciación de virus; y por otro lado una biofísica y un patólogo con amplia experiencia en revisión de literatura científica sobre aislamientos, secuenciación y caracterización de virus y retrovirus. 

Ambas revisiones concluyeron que el citado artículo no describe en absoluto un aislamiento y que el equipo no ha probado que el ARN obtenido pertenezca a un virus y menos aún a un virus concreto. De hecho el propio artículo dice en sus conclusiones que no han satisfecho los postulados de Koch. 

REFERENCIA PROCEDIMIENTO CORRECTO AISLAMIENTO/PURIFICACIÓN:
--Genome Structure of a Virus Infecting the Marine Brown Alga Ectocarpus siliculosus Authors: Stefan T.J. LANKA, Michael KLEIN, Uwe RAMSPERGER, Dieter G. MÜLLER, and Rolf KNIPPERS, Virology 193, 802-811 (1993).

En este punto tienes dos opciones: o bien rebates los informes citados y demuestras que el artículo de Zhu et al describe efectivamente un aislamiento; o bien aportas otro artículo que sí describa el primer aislamiento del SARS-CoV-2, y de paso se lo haces llegar a la OMS y a la Universidad de Hong Kong para ponerlos al día.

Quedo a la espera.



MI SEGUNDA RESPUESTA

Gracias por tu respuesta, Val. Contesto:
1. “Entre todos los comentarios los tuyos son de lo más ofensivos”. Suelo expresarme con el máximo respeto… Puedes precisar esas “ofensas”?
2. “Aunque te compre tu definición de aislamiento, eso no indica nada sobre la existencia o no del virus”. A) No es mi definición sino la de un virólogo descubridor de un virus y otros especialistas. B) Claro, y en Saturno puede haber rinocerontes microscópicos, pero lo que importa no es si existe el virus, sino si nosotros lo conocemos para poder analizarlo y hacer afirmaciones sobre él. Comprendes la diferencia, no?
3. “El virus se puede tomar de una muestra de un paciente y se puede inocular en células humanas donde se observa su multiplicación y donde se puede cuantificar y secuenciar”. El sujeto de esa oración es “El virus”… Y qué virus? Se puede afirmar o negar cosas de un virus desconocido? Se puede observar y reportar observaciones de un virus que aún no ha sido descubierto? Obviamente, no. Comparte esto conmigo, no? O por el contrario cree que se puede jugar a especular con un asunto tan grave?
4. "Lo que tú llamas paso 2 y 3 se puede hacer porque se conoce la secuencia, no porque se haya aislado”. Es que establecer la secuencia es el paso 2. Y no, no se puede hacer sin haber aislado previamente. El paso 2 viene después del 1. Esto se lo hubiese dicho Aristóteles, pero también cualquier albañil sabe que no se puede comenzar la casa por el tejado.
5. “La secuencia se puede obtener sin el aislamiento y partir de aquí toda tu argumentación es invalida, de hecho hay gente especializada en analizar biomas y te pueden decir que organismos hay en una mezcla compleja, sin despeinarse”. No dudo que se pueda extraer ADN o ARN de un cultivo, pero verás: si de un cultivo en el que tengo toda clase de materiales incluyendo células cancerígenas que generan exosomas y partículas “indistinguibles” de los virus, retrovirus endógenos y ARN autoeditado, y toda clase de reacciones bioquímicas que no se producen en el cuerpo humano… y de ahí, a ciegas, extraigo un fragmento de ADN o ARN… ¿cómo puedo afirmar “sin despeinarme” que procede de un virus desconocido hasta el momento? Comprendes que esto es pura especulación, verdad? 
6. “El hecho de que aparezca ahí su secuencia es suficiente prueba de su existencia, no hay vuelta de hoja”. “Su”, es un pronombre que sustituye al nombre, en este caso al virus, pero no podemos hablar ni referirnos a algo que no conocemos; solo podemos hablar o analizar o teorizar sobre algo que conocemos. Sin el aislamiento, no conocemos el virus y por tanto no podemos hablar de “su” secuencia, y mucho menos para concluir de ahí su existencia. Entiendes que esto es absurdo, no?
7. “Aunque me parece fenomenal sí para ti no es suficiente, como comprenderás, me la suda”. Una vez más, no es para mí, yo aquí me limito a trasladar información que encuentro y analizo del modo más riguroso posible. Así que no es para mí sino para todos los manuales de virología que he consultado, algunos de los cuales te cité con referencias y a los que ahora añado más (pero bueno si a ti te la sudan los manuales de virología, entonces sí que el debate podría acabar aquí porque yo parto de la base de que eres un científico y te atienes a los procedimientos del método científico y de los criterios científicos): 
“Se requiere previamente purificar al virus […]. Para purificar virus se requiere de centrífugas y ultracentrífugas”.
—Fierro Corrales, Dagoberto y Mena Adriano, Jorge Daniel. Notas del curso de bacteriología y virología. Profesor: Juan José Ríos. Universidad Autónoma de Sinaloa. Agosto 2009. Unidad 4. Identificación de virus. https://es.slideshare.net/themena1/manual-de-bacteriologa-y-virologa
“[…] cuando se requiere aislar y caracterizar una proteína estructural, es importante disponer de partículas virales separadas de los componentes celulares”.
—Carballal, Guadalupe y Oubiña, José Raúl. “Virología médica". Buenos Aires, Corpus, 2014. Capítulo 1. Procedimientos físico-químicos. https://catedrabiologiamolecularusal.files.wordpress.com/2017/08/virologia-medica-4a-edicion_carballal_booksmedicos-org.pdf
“Una técnica esencial en Microbiología es la de obtención de cultivos puros, a partir de los cuales podemos realizar estudios sobre las propiedades de los microorganismos. Un cultivo puro es aquel que contiene una sola clase de microorganismo. Para poder obtenerlo es necesario concurrir a las técnicas conocidas como aislamiento”. 
“El objeto es obtener cultivos en estado puro, operación imprescindible y previa al estudio e identificación de una especie bacteriana. Se pueden realizar aislamientos por métodos generales y por métodos especiales”. 
—Manacorda, Ana María, Cuadros, Daniela Patricia y Alvarez, Anahí. “Manual práctico de microbiología”. Buenos Aires, Universidad nacional del Comahue, 2007. Capítulo 7. Aislamiento y siembra de bacterias aerobias. https://www.docsity.com/es/manual-practicos-de-microbiologia/3187000/
Y así sucesivamente. Seguro que tú mismo puedes encontrar más referencias. Pero con esto creo que queda claro que no es “para mí”, sino para los procedimientos establecidos en virología y microbiología.
8. “Por lo tanto, a día de hoy lo que sí está claro es que el virus aparece en las muestras de pacientes”. Me temo que de lo que acabamos de ver no se deduce eso en absoluto sino más bien lo contrario: no se puede demostrar que lo que aparece en las muestras de pacientes sea un nuevo virus desconocido que no ha sido aislado. 
9. "Respecto a las vesículas…¿qué importa? quieres decir que es una vesícula? llámalo como quieras, ¿quieres decir que está mezclado? el problema es que las vesículas si son de la propia célula sólo pueden llevar material que ha estado en esa célula y en gran medida será material humano. Si en las vesículas y en el virus o donde quieras encuentras material que no es humano, explícame de donde viene”. No se trata de nombres; son cosas diferentes. Y precisamente por eso tenemos un problema, porque son “indistinguibles” (No lo digo yo, lo dice un equipo dirigido por Robert Gallo; ya te puse la referencia). Las vesículas pueden llevar material celular pero también autoeditado o alterado. Cómo lo diferencias sin un aislamiento previo?
10. “Que hables de no sé que revista Discovery DSalud que enmienda la plana a The New England Journal of medicine es simplemente de risa”. La revista Discovery DSalud —sí, quédate con el nombre porque si quieres información crítica rigurosa es prácticamente la única publicación en la que vas a poder encontrarla— no “enmienda la plana”, lo que hace es publicar los análisis de científicos que han analizado el estudio chino y han concluido que no describe un aislamiento.
11. "Los postulados de Koch los hizo en el siglo XIX y para bacterias. Hay bacterias que tampoco los pasan y eso no implica que no existan. Las colonias de bacterias se ven a simple vista. Quizá también dudes de ellas”. Son los propios autores del estudio chino los que mencionan los postulados para decir que no los cumplen. Y eso quiere decir sencillamente pero también escandalosamente, que no han podido demostrar que haya un nuevo virus causando una nueva enfermedad. Que haya bacterias que no los cumplen —de hecho según la revista Lancet ningún microorganismo los cumple— no significa que no existan bacterias, significa que no son culpables de las enfermedades que se les atribuye. O dicho de otro modo: que la Teoría Microbiana es falsa. Como voy a dudar de la existencia de las bacterias si son la clave de la vida y la salud.
12. “En fin, que con tanto conocimiento de virología no sé como dudas de la existencia de un virus, es algo incongruente. Esto es fácil de comprender, ¿no?”. No, no es fácil de comprender porque no es incongruente: precisamente el haber aprendido algo sobre virus me ayuda a distinguir cuando se habla de un virus conocido y cuándo se pretende hacer pasar por aislamiento algo que no lo es en absoluto. Esto sí que es fácil de comprender… o no?
13. “Hay un principio filosófico que se llama principio de parsimonia. En ciencia se llama Navaja de Occam y dice que, normalmente, la explicación más sencilla es la real, de lo cual se pueden desprender dos cosas: 1. Que lo normal es pensar que es un virus, ya que explica muchas cosas que ninguna otra causa puede explicar, como que una simple mascarilla proteja y que su falta haya hecho que tantos sanitarios es hayan infectado, por ejemplo. 2. Que tenéis mucho tiempo libre para crear este tipo de conspiraciones (Aquí iba un insulto estupendo, pero me abstengo)”. No, no es como dices: o no conoces bien el lex parsimoniae o manipulas. Lo que dice el principio de parsimonia es que EN IGUALDAD DE CONDICIONES, la explicación más sencilla suele ser la más probable. Pero este no es el caso, porque sencillamente no hay igualdad de condiciones. No estamos ante un único fenómeno que dos teorías traten de explicar, sino de un conjunto de fenómenos distintos cada uno con su explicación correspondiente. Por ejemplo: cuál es la explicación más obvia y simple de que gran cantidad de personas que viven en una zona hipercontaminada tenga problemas respiratorios… pues eso, la contaminación. Y así sucesivamente. Otra cosa es que se quiera meter todo en un saco manipulando información y utilizando ideas dogmáticas que la gente acepta sin discusión… entonces estamos ante otro fenómeno que no se explica desde la ciencia o la medicina, sino desde el análisis de las relaciones de poder. Así que respondiendo a tus dos conclusiones finales: 1. No, la explicación más sencilla no es un virus. 2. No, no tengo mucho tiempo libre, pero considero una obligación ética compartir lo que aprendo con la gente para impulsar análisis críticos sobre asuntos de enorme trascendencia. Sí, mejor ahorrarte los insultos por mucho que te parezcan estupendos.
Sigo esperando evidencias del aislamiento o que tengas la honestidad de reconocer que te has equivocado o que no tenías suficiente información para afirmar lo que afirmaste.



MI TERCERA RESPUESTA:
“Sigo esperando las argumentaciones, no las veo por ninguna parte
—Pues todo el mundo las ha visto ya, las comenta, me preguntan, me piden aclaraciones, muestran conformidad o disconformidad… menos usted; usted no logra verlas…

“que tiene que ver el aislamiento con la existencia. 
—La única forma de afirmar con rigor científico que existe un virus es aislándolo.

“el aislamiento podría ayudar para la caracterización del organismo
—No, no es que pueda ayudar, es que es la única forma de posibilitar esa caracterización.

“Supongo que hablar de metagenómica le puede causar un aneurisma cerebral
—No se preocupe por mi cerebro, hable, hable de metagenómica…

“aquí hay gato encerrado y usted se esta beneficiando de esto de alguna manera… le interesa mentir por alguna razón…
—Seguro que es capaz de ser más original en su intento de desviar la atención.

“Tengo muchos amigos y conocidos que trabajan en salud…
—Su descripción es muy interesante y seguro que trasmite el dramatismo de la experiencia humana de esos amigos… pero lamentablemente tiene cero relevancia en el debate que aquí mantenemos sobre el aislamiento del supuesto coronavirus.

“Mandas un paper donde se investiga el virus para decir que no existe, ¿qué cojones te crees que esos investigadores estaban haciendo los experimentos con plastilina? Te aferras a que no está aislado como si eso le importara a nadie para poder investigarlo. Puras mentiras son las que cuentas. 
—Te corrijo: aludo a un paper que oficialmente (según la OMS y la Universidad de Hong Kong) se considera que describe el primer aislamiento del nuevo coronavirus y que varios expertos cuestionan con argumentos. No me aferro a nada porque a mí me interesa la verdad. Más bien parece que eres tú el que se aferra a algo que no conoce y para colmo considera que nadie debería estar interesado en investigar… sin comentarios.

“Menciona a Maximo Sandín. Pues yo nunca he escuchado de él que los virus no existan
—Ni de mí tampoco.

“Muestre los putos papers donde dice que todos tenemos el ébola dentro y que sólo nos enfermamos por un desequilibrio. 
—No hay prueba alguna de que el Ébola se haya aislado. La enfermedad como desequilibrio del medio interno no es una mera conclusión de un paper puntual sino todo un paradigma en el que intervienen numerosas disciplinas, aportaciones de décadas, investigaciones, teorías, observaciones y escuelas de medicina. Puedes ver una formulación sintética en la segunda parte de este libro acompañada de numerosa bibliografía y referencias: “Vacunas: una reflexión crítica a partir de la historia de la medicina y de los descubrimientos de la biología”. Madrid, Ediciones i, 2015. 

“Expliquenos, por favor, como es posible que en mi puta vida haya visto a nadie con Polio y que se haya reducido la incidencia en un 99%, ¡O Casualidad!, desde que se empezó a usar la vacuna. 


“Explique señor antivacunas, cómo fue posible eliminar la viruela del mundo
—La viruela no se ha eliminado del mundo. Y el retroceso histórico es anterior a las vacunaciones masivas, cosa que por cierto puede aplicarse al resto de las supuestas epidemias derrotadas por vacunas: 

Fernand Delarue. Salud e Infección. Auge y decadencia de las vacunas. Nueva Imagen, 1980.
Dra. Suzanne Humphries. Desvaneciendo ilusiones. Las enfermedades, las vacunas y la historia olvidada, Ediciones Octaedro, 2015.
Dr. Enric Costa Vercher y Jesús García Blanca. Vacunas: un análisis crítico. iEdiciones, 2015.

“se me hinchan las narices leyendo su desfachatez. Explique algo, lo que sea, xD. Porque todo lo que dice son elucubraciones y todavía no le he escuchado un dato o una cifra que se puede corroborar en ningún de los papers que con tanta ligereza pide a los comentarista. Es usted un charlatán de feria y está jugando con la salud del respetable, 
—No es necesario responder. Usted mismo se descalifica.


Debate completo en Ivoox: "Bienvenido a la dictadura medico-científica".
Radio Vórtice: "Bienvenido a la dictadura médico-científica" (7 de mayo, 2020).

jueves, 30 de abril de 2020

Sabato, la resistencia y la esperanza

Hoy, 30 de abril, se cumplen nueve años de la muerte de uno de mis más queridos escritores, Ernesto Sabato. No diré nada más. Dejaré que sus palabras hablen hoy por mí, o hablaré yo a través de ellas, extraídas todas de ese librito que publicó hace veinte años, cuando parecía que ya no le quedaba más por decir y resultó que aún le restaba lo más importante: La Resistencia.



Hay días que me levanto con una esperanza demencial, momentos en los que siento que las posibilidades de una vida más humana están al alcance de nuestras manos. Éste es uno de esos días.

Hay algo que no falla y es la convicción de que --únicamente-- los valores del espíritu nos pueden salvar de este terremoto que amenaza la condición humana.

Porque a medida que nos relacionamos de manera más abstracta, más nos alejamos del corazón de las cosas y una indiferencia metafísica se adueña de nosotros mientras toman poder entidades sin sangre ni nombres propios.

La falla central que sufrió la medicina proviene de la falsa base filosófica de los tres siglos pasados, de la ingenua separación entre alma y cuerpo, del cándido materialismo que conducía a buscar toda enfermedad en lo somático. El hombre no es un objeto físico, desprovisto de alma, ni siquiera un simple animal: es un animal que no solo tiene alma sino espíritu, y el primero de los animales que ha modificado su propio medio por obra de la cultura. Como tal, es un equilibrio --inestable-- entre su propio soma y su medio físico y cultural. Una enfermedad es, quizá, la ruptura de ese equilibrio.

El hombre no ha tenido tiempo para adaptarse a las bruscas y potentes transformaciones que su técnica y su sociedad han producido a su alrededor y no es arriesgado afirmar que las enfermedades modernas sean los medios de que se está valiendo el cosmos para sacudir a esta orgullosa especie humana.

La educación no está independizada del poder y por lo tanto, encauza su tarea hacia la formación de gente adecuada a las demandas del sistema.


Asistimos a una quiebra total de la cultura occidental. El mundo cruje y amenaza con derrumbarse, ese mundo que para mayor ironía es el resultado de la voluntad del hombre, de su prometeico intento de dominación.

Muchos afirmarán que lo mejor es no involucrarse, porque los ideales finalmente son envilecidos como esos amores platónicos que parecen ensuciarse con la encarnación. Probablemente algo de eso sea cierto, pero las heridas de los hombres nos reclaman.

Si nos cruzamos de brazos seremos cómplices de un sistema que ha legitimado la muerte silenciosa.

El ser humano sabe hacer de los obstáculos nuevos caminos porque a la vida le basta el espacio de una grieta para renacer.

[Salvo la introducción en cursiva, todo el contenido de esta entrada está extraído de "La Resistencia" en su edición de Seix Barral de 2000, que aparece en la fotografía]

En Las Escrituras de la noche:
Sabato ha muerto

domingo, 26 de abril de 2020

Apología de los μικρό-βιος (micro-bios)



[Lo que sigue es un ejercicio de cuestionamiento de la Teoría Microbiana de la Enfermedad o, cogido desde el otro ángulo, de defensa de los microbios, desde un enfoque filosófico clásico basado en la Apología de Sócrates y algunos Diálogos de Platón. Todos los textos entre corchetes y en cursiva son literales de las traducciones castellanas de las obras de Platón que se citan en el apartado de bibliografía y referencias. El resto es lo que buenamente hago yo decir a Sócrates a partir de mis lecturas de los Diálogos en 1977 y un repasito actual, claro. Como Sócrates no pudo citar referencias modernas, he añadido en un anexo bibliográfico documentos, artículos, libros o páginas web que él no llegó a leer nunca pero que apoyan sus palabras en esta versión simbiótica de la Apología]

Jesús García Blanca


I

[No sé, atenienses, no sé la impresión que habrá producido en vuestro ánimo la palabra de mis acusadores. De mí os diré que oyéndolos casi me parecía que yo no era el mismo; tal ha sido su modo de persuadir. Y, sin embargo, hablando francamente, ni una palabra han dicho que sea verdadera.]

Y digo de mis acusadores, porque como muchos ya sabéis me he erigido en defensor y valedor de esas pequeñas criaturas, en cierto modo invisibles, que Lycon quiere que ante vuestros ojos aparezcan como culpables de nuestras desgracias, de nuestras calamidades e infortunios.

[En primer término será justo, atenienses, que responda a las primeras acusaciones falsas de que] han [sido objeto y a los primeros acusadores; después a las acusaciones recientes y a los acusadores que acaban de alzarse en] nuestra [contra. Porque muchos son los acusadores que tengo ante vosotros, hace de esto largos años, y no han dicho nada que no sea falsedad.]

¿Qué diríais, atenienses, si yo os dijera que la persona que os dio el ser, la mujer que os tuvo en su vientre cuidando de vosotros y alimentándoos mientras estuvisteis ahí, intercambiando con vosotros los fluidos y el aire, el calor y los latidos del corazón, la mujer que os parió y que os amamantó desde el instante en que llegasteis a este mundo, es vuestra peor enemiga, una amenaza terrible que os ronda en la oscuridad mientras no podéis verla, dispuesta a saltar sobre vosotros para heriros o mataros? ¿Qué diríais de esa horrible acusación, de esa monstruosa declaración?

Seguramente, atenienses, pensaríais que Sócrates se había vuelto loco pues solo la locura podría llevar a pensar que quien os dio la vida, quien viene dando la vida desde el comienzo de los tiempos, y no solo dándola, sino protegiéndola y cuidándola, pueda amenazarla, atentar contra ella o ponerla en peligro de una u otra forma. Y seguramente, atenienses, penséis que si alguien quisiera acusar a una madre de perpetrar alguna clase de daño a sus criaturas tendría que presentar ante el tribunal correspondiente pruebas muy contundentes, pruebas que disiparan cualquier genero de duda sobre algo tan ominoso.

Y sin embargo, esa es precisamente la acusación que debemos considerar aquí hoy, esa es la calumnia levantada contra las criaturas invisibles a las que he decidido, pase lo que pase, [y suceda los que Dios quiera], representar y defender ante vosotros.

Tal es la acusación que al parecer todos han aceptado sin examinarla como debería y como dicta el sentido común. Y esto ha sucedido en efecto porque el ignorante está más dispuesto a aceptar  una afirmación tanto más cuanto menos la entiende y ello es así porque quien no es capaz de dilucidar por sí mismo las cosas lo que hace es confiar en que otros lo han hecho y aceptar lo que dicen por la simple razón de que es más sencillo y menos laborioso aceptar lo que otros afirman que comprobar sus afirmaciones. 

De lo que se deduce que [el ignorante será más apto que el sabio para persuadir a los ignorantes], y ello traerá como consecuencia que una falsa teoría se extenderá más y más cuantos más ignorantes la profesen y defiendan. Y es fácil ver lo que ocurrirá con el transcurso del tiempo: que una multitud de ignorantes habrán aceptado una falsedad a pesar de lo que unos pocos, que sí decidieron comprobar las cosas por sí mismos, advirtieron en vano. En este caso que nos ocupa, que esas pequeñas criaturas invisibles pero vivas son generadoras de enfermedad. Una afirmación que hicieron unos pocos mediante fraudes y plagios y sobre todo, con el apoyo de los fuertes, más ignorantes aún que ellos, pero contando con una ventaja determinante: la fuerza bruta exenta de toda virtud, la influencia vacía de su riqueza y el poder terrible de la amenaza y el miedo que puede paralizar a los ignorantes.

[Y bien, Sócrates —me dirá sin duda alguno de entre vosotros— entonces ¿qué es lo que hacen esas criaturas invisibles? ¿De dónde vienen esas calumnias que se han difundido contra] ellas? [Dinos pues en qué consiste esto, a fin de que no formemos un juicio temerario sobre] ellas.

[No puede haber lenguaje más justo, y voy a esforzarme en explicaros] lo que yo he podido vislumbrar aunque estoy lejos de dominar tan extensos conocimientos. Pero estoy firmemente persuadido de que es la duda y no la certeza la mejor herramienta para llegar al conocimiento. En efecto, [no es teniendo yo claridad como induzco a confusión a los otros, sino estando yo en mayor confusión que nadie como hago que lo estén otros]. Y es esa confusión la madre del aprendizaje, porque de la certeza no se mueve uno, pero de la confusión y la duda es posible pasar al conocimiento, de hecho, es desde el único lugar que se puede pasar al conocimiento pues la certeza nos encierra en la ignorancia que es la mayor calamidad que puede cernirse sobre la polis.

Así, atenienses, [considerad por qué os digo todas estas cosas, que si las digo es por que sepáis de dónde vienen las calumnias que han levantado] y sabiéndolo podáis juzgar por vosotros mismos con mejores antecedentes y más profusos conocimientos y por tanto con mayor acierto y justicia.



II

[Yo soy mas sabio que este hombre (no necesito decir cómo se llama). Puede que ninguno de los dos sepa nada de bello ni de bueno; pero él cree que sabe algo. Paréceme pues, que soy algo más sabio, cuando menos en que yo no creo saber lo que no sé.]

[Ven acá,] Lycon, [dime]: Cómo has llegado a la conclusión de que los micro-bios, esas criaturas en cierto modo invisible son las culpables de nuestras enfermedades y miserias. Dímelo puesto que has decidido convertirte en su acusador.

LYCON: Lo cierto es que todos lo dicen y así lo creen todos los médicos.

SOCRATES: Pero yo no estoy preguntado a todos los médicos y mucho menos a todos los ciudadanos, estoy preguntándote a ti, Lycon, que en este momento sostienes aquí una gravísima acusación. Dime, ¿Has llegado por ti mismo a esa conclusión?

LYCON: No, Sócrates; no he llegado por mí mismo ya que yo no soy médico ni conocedor de esos extremos. Me he erigido en acusador porque confío en quienes sí lo son.

SOCRATES: Entonces se puede decir que eres un ignorante en lo que concierne a la enfermedad y a sus pormenores…

LYCON: En efecto, en lo que concierne a ellas sí que lo soy.

SÓCRATES: Y dime, Lycon, ¿crees que el resto de los ciudadanos de la polis son sabios en lo que respecta a la enfermedad o son quizá tan ignorantes como tú en ese extremo?

LYCON: Creo que, con la excepción de los que son médicos, deben ser tan ignorantes como yo en lo que concierne a las enfermedades.

SÓCRATES: Sin embargo, ni tú ni ellos, dejan de afirmar algo con respecto a ellas que precisa conocimientos que, según reconoces, ni tú ni ellos tenéis…

LYCON: Así es, Sócrates, pero hay una explicación muy simple para esto.

SÓCRATES: Eso creo yo también. Pero dejemos que los atenienses escuchen la tuya de tus labios; adelante.

LYCON: No hay en ello ningún misterio: todos repetimos lo que hemos oido a los médicos, que sí tienen conocimientos para pronunciarse.

SÓCRATES: ¿Ves? En eso sí que estamos de acuerdo. Yo también lo creo así, es decir, los ignorantes repiten lo que dicen aquellos a quienes consideran una autoridad a pesar de que no pueden entender los argumentos y pruebas que han llevado a esas autoridades a sostener lo que sostienen. Mi confusión me lleva pues a dar un paso más y preguntarte: ¿cómo es que esas autoridades tienen el conocimiento que les permite afirmar lo que afirman?

LYCON: Porque han estudiado, Sócrates.

SÓCRATES: Quieres decir, Lycon, que esas autoridades lo que hacen es explicar aquello que estudiaron…

LYCON: Así es.

SÓCRATES: Dicho de otro modo, atenienses, esas autoridades a las que no entendéis pero cuyas palabras aceptáis ciegamente precisamente por no entender ni estar capacitados para ello, se limitan a repetir lo que sus maestros les enseñaron.

LYCON: Una vez más, así es.

SÓCRATES: Y dime, Lycon, ¿dirías que en una escuela, en una escuela cualquiera en la que se aprenda un arte, una técnica, un oficio cualquiera, el maestro es una autoridad para el alumno?

LYCON: Sabes que sí, Sócrates.

SÓCRATES: Entonces, necesariamente, por todo lo que llevamos dicho, se sigue de ello que el alumno acepta las enseñanzas del maestro porque siendo él la autoridad sería imposible las cuestionase, del mismo modo que el ciudadano ignorante acepta la autoridad del médico, el médico aceptó a su vez la autoridad de su maestro; ¿no es así?

LYCON: Aparentemente, sí, Sócrates.

SÓCRATES: ¿Aparentemente?

LYCON: Quiero decir que sí, que es lógico que sea así.

SÓCRATES: Entonces, Lycon, decídete: ¿es así porque lo parece o es así porque la lógica nos dice que es así?

LYCON: Bueno… creo que… es así porque… es lógico.

SÓCRATES: Yo también lo creo. Es lógico que los alumnos no cuestionen la autoridad de su maestro, como es lógico que una vez convertidos en maestros ellos mismos obtengan el mismo resultado, es decir, que sus alumnos no los cuestionen, y así sucesivamente. De hecho, la historia nos enseña que cuando un alumno se atreve a cuestionar a sus maestros, no suele sucederle nada bueno: se ve indefectiblemente apartado de los círculos de sus colegas, encuentra dificultades de toda clase para ejercer su oficio y sus opiniones consideradas heréticas son ridiculizadas o condenadas, llegando incluso a correr peligro su vida si esas opiniones resultan ser perjudiciales para los poderosos. ¿Convienes en esto conmigo, Lycon? ¿Has conocido algunos de esos casos de los que hablo?

LYCON: Lo cierto es que sí. He conocido opiniones heréticas que han sido merecidamente condenadas en la polis.

SÓCRATES: Tu respuesta es asimismo un argumento más en favor de lo que digo: significa que los ignorantes en lugar de ponerse del lado de quien cuestiona a la autoridad lo hacen del lado de la autoridad que les ha impuesto una idea y apoyan cualquier clase de represalia contra quienes la cuestionan. Eso supone no solo que los ignorantes no se cuestionan las “verdades” impuestas sino que procuran impedir que otros más inquietos que ellos lo hagan reforzando así el estado de cosas de una determinada ciencia, arte u oficio y contribuyendo a que se perpetúen los errores.

LYCON: Yo pretendía decir eso…

SÓCRATES: Efectivamente, pero una vez más, como ignorante que acepta lo que no comprende, dices lo que no pretendes, que es lo que importa a quienes dominan el discurso de la polis, a saber: que digas lo que tienes que decir, lo que se espera que digas, lo que refuerza el discurso dominante de la autoridad… Pero ahora hagamos otro ejercicio, Lycon. Remontémonos a los orígenes de esa “verdad” repetida una y otra vez.

LYCON: ¿Qué quieres decir, Sócrates?

SÓCRATES: Quiero decir lo que digo, porque yo sí digo lo que quiero decir. Y te pregunto: Si cada generación de alumnos acepta lo que dice su maestro, que a su vez aceptó lo que dijo el suyo… ¿de dónde salió esta idea concreta que estamos juzgando aquí hoy, la idea que subyace a la acusación que has decidido, incautamente desde mi modesto punto de vista, sostener, Lycon?

LYCON: ¿Cómo voy a saberlo?

SÓCRATES: Exacto, ¿cómo vas a saberlo si te has declarado ignorante en lo que concierne a los asuntos relacionados con esta acusación que sin embargo no has tenido escrúpulos en apoyar?

LYCON: No puedo contestar a tu pregunta, Sócrates.

SÓCRATES: No sufras, Lycon, era una pregunta retórica. Yo mismo te daré la respuesta: alguien propuso una teoría falsa y consiguió que se aceptara porque encontró apoyo en quienes podían beneficiarse de ella.

LYCON: ¿Y quién podría beneficiarse de una teoría falsa?

SÓCRATES: Se ocurren al menos tres grupos de personas que lo harían, Lycon. Y creo, atenienses, que incluso siendo todos los aquí presentes ignorantes en lo que atañe a las enfermedades y sus misterios, se comprenderá e incluso se compartirá lo que voy a decir: los primeros interesados son los que siempre han querido someter a los hombres a su voluntad ya que el arte Esculapio se sitúa en la frontera entre la vida y la muerte, es un terreno que despierta la avaricia de quienes siempre ha hecho uso del miedo y la mentira para dominar a los otros ¡y qué idea puede combinar con tanto éxito el miedo y la mentira que esa según la cual unas criaturas invisibles nos amenazan sin cesar! Pero, atenienses, la cosa no acaba aquí: quienes propusieron y lograron imponer esta teoría consiguieron las simpatías de todos debido a un efecto quizá no de primera importancia, pero sí de profunda repercusión: el mero hecho de culpar a esas criaturas invisibles tenía como resultado absolver a cada individuo de su propia culpa, convenciéndolo por pura conveniencia de que sus trastornos y desgracias no se deben a su comportamiento, su actitud, sus costumbres higiénicas o sus vicios, sino a esas huestes invisibles que nos acechan y pasan al ataque sin aparente motivo. Esa falsa teoría, ha venido acabando poco a poco con el arte de cuidarse, con el aprendizaje de las virtudes del cuerpo y del alma, con el equilibrio prudente en nuestras acciones y con el cuidado de lo que comemos y bebemos. Pero hay un tercer grupo interesado, si no el que más, sí el que mayor peligro representa. Me refiero, atenienses, a quienes pretenden vendernos los remedios milagrosos para combatir a esas criaturas. Y por eso, mi última pregunta para ti, Lycon es ¿Se puede curar el cuerpo y el alma con venenos? ¿No es eso una contradicción? O dicho de un modo quizá más digno del poeta: ¿Se puede cuidar la vida atentando contra ella?


III

[Examinad conmigo, oh, jueces, por qué razón digo que se contradice. Responde] Lycon. [Jueces, que responda, mandádselo; y que acabe de una vez con sus murmullos.]

[Ya que tú no quieres responder, excelente] Lycon, [soy yo quien lo dice por ti y por todos los presentes. No necesito en verdad de larga apología para probaros, atenienses, que] esta criaturas no son [culpables en ninguna manera del crimen de que las acusa Lycon.]

[Así que, ¡oh, atenienses!, nada más lejos de mi ánimo que el defenderme por amor a mí mismo, como se pudiera creer; antes bien, me defiendo por el amor que] tengo a esas criaturitas invisibles que moran en mi interior —porque es ahí dónde viven y no amenazándonos desde el exterior— [no sea que de condenarlas ofendáis al dios desconociendo el don que os concede.] 

[Pruebas no me faltan de esto que os digo; pero no palabras sólo, sino hechos, que valen más, os lo probarán]. Aún así, [no me extraña que me hayáis condenado, atenienses. Lo esperaba], pues, como el mismo Lycon ha reconocido ante vosotros, quienes se oponen al discurso de la autoridad corren peligro de que sus principios éticos los lleven a la desgracia.

[La pena que ese hombre reclama contra esas criaturas invisibles es la de muerte. Está bien. Y yo, por mi parte, ¿a qué pena me condenaré? ¿A la que merezco? ¿Cuál? ¿Qué pena aflictiva, que multa puedo yo merecer, por no haber guardado para mí solo callándome lo que aprendí en el curso de mi vida].    

[Siento ahora un deseo, y es el de predeciros el porvenir que os espera a vosotros los que habéis condenado] a estas criaturas. [Os anuncio, que vosotros los atenienses que las hacéis morir que tan luego como mueran, vendrá sobre vosotros un castigo muy más duro que la muerte que habéis impuesto]. Porque esa saña, esa guerra de exterminio que hará palidecer el asalto de la ciudad de Troya o las guerras del Peloponeso o las más antiguas matanzas y campañas bélicas en la Hélade y fuera de ella, esa agresión sin límites contra las criaturas que nos dieron la vida, contra nuestras madres primigenias, se traducirá en nuestra propia calamidad, en la peor de las desgracias de la polis, de todas las polis y del mundo que hay más allá en toda la esfera de Crates.





BIBLIOGRAFÍA Y REFERENCIAS 
(NO DISPONIBLES EN 400 AC)

Obras releídas de Platón:
—Platón. Apología de Sócrates. Espasa-Calpe, 1978.
—Platón. Diálogos. Fedón o de la inmortalidad del alma, El banquete o del amor, Gorgias o de la retórica. Espasa-Calpe, 1980.

Sobre la Teoría Microbiana:
—Béchamp: http://www.whale.to/v/bechamp1.html y http://www.whale.to/w/kal.html
—Pleomorfismo: http://www.whale.to/p/bird.html y http://homeopatiaahora.blogspot.com.es/2012/09/del-origen- endogeno-de-los.html

Tres clásicos desmontando a Pasteur:
—HUME, Ethel Douglas. Béchamp or Pasteur? A lost chapter in the History of Biology, 1923.
—PEARSON, R.B. Pasteur: Plagiarist, Impostor. The Germ Theory Exploded, 1942.
—GEISON, Gerald L. The private science of Louis Pasteur. Princeton University Press, 1995.
Dos capítulos claves disponibles en la red: http://www.mini4stroke.tweakdsl.nl/Histmedsc/Geison.pdf

Sobre Simbiosis:
—CAPRA, Fritjof. La trama de la vida. Barcelona, Anagrama, 2009.
—HIGA, Teruo. Una revolución para salvar la tierra. Okinawa, EM Research Organization, 1993.
—MARGULIS, Lynn y SAGAN, Dorion. ¿Qué es la vida? Barcelona, Tusquets, 1995.
—MARGULIS, Lynn. Planeta simbiótico: un nuevo punto de vista sobre la evolución. Madrid, Debate, 2002. —SANDÍN, Máximo: Pensando la evolución, pensando la vida. Ediciones Crimentales, S.L., 2006.
—SERALINI, Gilles-Éric. ¿Nos envenenan? Transgénicos, pesticidas y otros tóxicos. Barcelona, Nedediciones, 2013.
—SHELDRAKE, Rupert. El espejismo de la ciencia. Barcelona, Kairos, 2013.
—VARIOS AUTORES. Microbiótica. Nutrición simbiótica y microorganismos regeneradores. Madrid, Ediciones I, 2014.
—VARIOS AUTORES. Ecofilosofías: diseñando nuevas formas de vida. Cuadernos integral, Barcelona, 1984. —WALLIN, Ivan Emmanuel. Symbionticism and the origin of species. Baltimore, Williams & Wilkins Company, 1927.

Simbiosis en la red:
—Página de Máximo Sandín: http://www.somosbacteriasyvirus.com/
—Gaia: formulación: Lovelock y Margulis: http://www.mountainman.com.au/gaia.html —Gaia: actualización: http://www.gaiatheory.org/ y http://www.gaia.org/gaia/
—Océano interno: http://www.aquamaris.org/cronologia-del-metodo-marino-de-rene-quinton/
—Institute of Science in Society (Mae Wang Ho): www.i-sis.org.uk
—Noticias de abajo: noticiasdeabajo.wordpress.com
—Blog de Emilio Cervantes: www.madridmasd.org/blogs/biologia_pensamiento/author/pensdamiento
—Los secretos del segundo cerebro: http://neurosciencestuff.tumblr.com/post/38271759345/gut-instincts-the- secrets-of-your-second-brain
—Efecto Warburg: http://www.jmordoh.com.ar/clases/metabtumor2013.pdf http://www.biounalm.com/2009/05/entendiendo-el-efecto-warburg.html http://cancerintegral.com/las-causas-del-cancer-el-efecto-warburg-i-el-metabolismo-tumoral/#sthash.men5138F .dpbs —Heinrich Kremer: http://ummafrapp.de/skandal/heinrich/kremer_the_lifesaving_knowledge_on_healing.pdf

Los virus están en todas partes:
—WILLIAMSON, K.E. et al (2003) "Sampling Natural Viral Communities from Soil for Culture-Independent Analyses". Applied and Environmental Microbiology 69 (11): 6628-6633.

Sobre el origen viral de nuestro genoma:
—BELL, P.J. (2001) "Viral eukaryogenesis: was the ancestor of the nucleus a complex DNA virus?" Journal of Molecular Evolution 53 (3): 251-256.
—GARCÍA-FERNÁNDEZ (2005) "The genesis and evolution of homeobox gene clusters". Nature Review Genetics 6: 881-892.
—THE HUMAN GENOME SEQUENCING CONSORTIUM (2001) "Initial sequencing and analysis of the human genome". Nature 409: 860-921.
—SANDÍN, M. (2002) "Hacia una nueva biología". Arbor 677 (Tomo CLXXII), CSIC, Madrid.

Sobre vacunas y otro paradigma de la salud:
—GARCÍA BLANCA, J. COSTA VERCHER, E. “Vacunas: una reflexión crítica desde la historia de la medicina y los descubrimientos de la biología”. Madrid, Ediciones i, 2015.
Presentaciones y reseñas.
Vídeos.
—Artículo-resumen de los autores: ¿Son necesarias las vacunas? publicado inicialmente en el número 62 de la revista Scienza e Conoscenza, en septiembre de 2017, con el título "I vaccini: sono davvero necessari?".