domingo, 16 de mayo de 2010

Higea raptada. Reseña de Miguel Jara


















Higea, la diosa de la salud, raptada, secuestrada, violada. Es lo que propone que ocurre en nuestros días con la salud humana, Jesús García Blanca, en su libro El rapto de Higea.


Radical, en busca de la profundidad, de las raíces del conocimiento, erudito, García Blanca hace un análisis digno del rigor mayúsculo sobre las relaciones de poder entorno a nuestra salud. Por la páginas de este trabajado libro pasan la deshumanización de la salud, el punto de vista ecológico en el tratamiento de bacterias y virus e infecciones e incluso el enfoque de la infancia como estado de sitio para la industria de la salud y la enfermedad, el control de la disidencia o el tratamiento de la salud como forma de control social. Finalmente, escribe García Blanca más de 80 páginas sobre el Caso Sida con el subtítulo de Los límites de la rebeldía, muy elocuente.

El autor argumenta bien y documenta las relaciones existentes entre las diferentes multinacionales farmacéuticas, gobiernos occidentales, agencias estatales, y todos los actores del entramado sanitario, incluidas las publicaciones científicas. Se basa para ello, entre otras herramientas, en las propias publicaciones de los críticos con el sistema desde dentro del sistema; la prueba más clara de que las cosas no funcionan. Ésta es quizá la parte del libro que me resulta más cercana (quizá la del sida la que más lejos me pilla pues creo que para hacerse una opinión bien fundada hacen falta las horas y la paciencia que todavía no he conseguido, lo que puede obtenerse con atajos como dicho apartado de la obra que comento).

Una idea me ha llamado poderosamente la atención, sobre todas las demás, que haberlas ailas y muchas: la influencia de las industrias, alimentaria, química y farmacéutica (en muchos casos unidas en una misma compañía) en nuestro estilo de vida está conduciendo a nuestra “degeneración biológica”. Creo que esta idea por sí sola merece un libro así que el próximo viernes, día14 de mayo a las 19:00 horas, aprovecharé que presento a autor y libro en la librería La Malatesta de Madrid para preguntarle a Jesús en voz alta por esta significativa y radical propuesta. Nos vemos pues promete haber “chicha” ya que también está invitado a presentarles el profesor de antropología amigo de Darwin, Máximo Sandín, colaborador de este blog.


Publicado en el blog de Miguel Jara el 12 de mayo de 2010:

http://www.migueljara.com/2010/05/12/higea-raptada/


En la imagen: acto de presentación de "El rapto de Higea" en la librería La Malatesta, de Madrid, el pasado 14 de mayo. De izquierda a derecha: Miguel Jara, Jesús García Blanca y Máximo Sandín.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

El espíritu de la experimentación, de observación, de comparación, de diferenciación, de análisis...en suma la manera como se ejerce la razón, no data de ayer, sino que es ayer cuando aparecieron los especialistas, filósofos o científicos que, celosos de sus prerrogativas y cercanos al poder, no han cesado de calumniar y despreciar el vasto campo del conocimiento tradicional - sin embargo, algo menos hoy en día, cuando sus amos, las empresas farmacéuticas, les encargan ir a robar sin vergüenza alguna los conocimientos de botánica que tienen los pueblos llamados primitivos.-Georges Lapierre

Saludos
Jesús Miguel Romero

Kefet dijo...

Gracias, Jesús Miguel, por recordarme a este interesante autor al que no había prestado atención.
"El mito de la razón" promete.
Lo buscaré inmediatamente.
Salud
J

Anónimo dijo...

hola Jesus,

gracias por tu lucidez, y por Higea, que es un libro absolutamente brutal y maravilloso.

Kefet dijo...

Pues muchas gracias, Anónimo, seas quién seas, por tu breve e intensa "reseña" de Higea.
Salud.
J.

Anónimo dijo...

Pues por la referencias el libro del rapto de higea debe ser muy bueno. Creo despues de muchos años de observacion de este tema de la salud que la medicina actual está de acorde con la sociedad, o sea es la medicina que se merece

Anónimo dijo...

The realtor will be happy to show you the house, and this
way you aren't looking at the same time as lots
of other people. What will visitors be looking for when they arrive.
It makes you wonder if you could do it yourself, but
that might not be the question you should be asking.

My website :: Rick Otton LinkedIn Page