domingo, 28 de agosto de 2011

El legado de Wilhelm Reich

A pesar de su importancia los descubrimientos realizados por Wilhelm Reich permanecen apartados de la Ciencia y la Medicina porque ponen en peligro los privilegios de quienes se han erigido en sus representantes y temen quedar en evidencia y, al tiempo, porque rechazan lo que son incapaces de comprender y asumir.

Y es que sus hallazgos permiten comprender que el funcionamiento de la Naturaleza es esencialmente el mismo en todos los niveles, que el mismo mecanismo de pulsación que rige para todos los seres vivos se manifiesta igualmente a gran escala para todo el planeta y que la energía vital que nos alimenta es una manifestación de la energía cósmica universal.

Afortunadamente un buen número de investigadores, terapeutas, médicos y profesionales han integrado esos hallazgos y continúa explorando los caminos que él abrió.

Jesús García Blanca.

Artículo publicado en el número 141 (septiembre, 2011) de Discovery Salud.

http://www.dsalud.com/index.php?pagina=sumario_141

3 comentarios:

Marla dijo...

Hola Jesús,

me llamó poderosamente la atención -entre otros, porque la verdad es que no tiene despercidio y disculpa que insista siempre con lo mismo ;)-, el apartado "La energía de la vida" de tu libro "El rapto de Higea", dedicado a Wilhelm Reich. De hecho, dentro de los propósitos para el nuevo otoño está documentarme sobre tan irrepetible personaje. Lamento profundamente tanto su "asesinato" como él mismo predijo, como que su legado sucumbiera pasto de las llamas del Incinerador Gansevoort.... Qué no contendrían aquellas letras para resultar tan peligrosas para una de las falanges de la Santa Inquisición yankee, la FDA.
Apasionante su historia y sus investigaciones sobre el Orgón.
Muchas gracias por acercarnos ambas.
Salud suerte y besssosss

Kefet dijo...

Gracias por tu comentario, Marla.
Reich ha sido uno de mis maestros.
Como forma de devolver la deuda contraída, estoy preparando un libro sobre su vida y obra que publicará Cauac Editorial Nativa.
Un abrazo.
J.

Marla dijo...

yuju¡¡ yuju¡¡