miércoles, 22 de abril de 2020

¿Es la COVID19 una enfermedad contagiosa? (1)



¿Es la COVID19 una enfermedad contagiosa?

UNA ARENGA EN FAVOR DE LA LIBERTAD DE LOS DE ABAJO
Y POR UN CAMBIO DE PARADIGMA HACIA LA MICROECOLOGÍA

[Episodio piloto]

En apenas cuatro meses han pasado muchas cosas, la mayoría dramáticas y amenazadoras, pero también hay cada vez más personas que comienzan a reaccionar y aportar sus reflexiones y su trabajo abriendo puertas a la esperanza. En mi caso, me he concentrado en responder a esta simple pregunta: ¿Es la COVID19 una enfermedad contagiosa? Y eso implica considerar las relaciones de Poder, y hablar, en lo inmediato, de aislamiento/purificación y de Postulados de Koch, y en lo global, de la Teoría Microbiana y de la Microecología, es decir, de la Ecología de nuestro medio interno. Vamos allá…


“Esto lo entendería un niño de cuatro años… 
¡Por favor, tráiganme un niño de 4 años!”
Groucho Marx. 


Han pasado muchas cosas en apenas cuatro meses, desde que unos “casos de neumonía de origen desconocido” llegaron a la oficina de la OMS en China y una terrible maquina de Poder se puso en movimiento. La mayoría de esas cosas han sido dramáticas, tristes, amenazadoras… pero también hay cada vez más personas y colectivos que dudan de la información oficial y otras comienzan a reaccionar y a aportar datos, análisis, opiniones, valoraciones, en el terreno de la salud y la medicina, de la ciencia y la biología… y más allá, puesto que esta crisis tiene múltiples repercusiones, muy especialmente en el terreno legal al estar sometidos a un Estado de Alarma que muchos juristas consideran ilegal.

En mi caso, he concentrado el esfuerzo, el tiempo y la energía en lo que podríamos llamar el meollo del asunto, es decir, en responder a esta simple pregunta: ¿Es la COVID19 una enfermedad contagiosa? Y pongo el acento en las tres últimas palabras: “una”, “enfermedad” y “contagiosa”. Para responder “sí” a la pregunta, es decir, para defender la versión oficial, hay que demostrar al menos tres cosas: que hay un nuevo virus, que hay una nueva enfermedad y que el nuevo virus es la causa de la nueva enfermedad. Y eso implica en lo inmediato hablar de aislamiento/purificación y de Postulados de Koch; y en lo global, hablar de la Teoría Microbiana y de los nuevos descubrimientos de la biología. Pero entretanto y para arrojar luz, vamos a hablar de relaciones de Poder.

Parece complicado, pero en realidad es muy sencillo: en lo inmediato, si no se demuestra que se ha encontrado un nuevo virus y que es el culpable de la nueva enfermedad, toda la versión oficial se cae arrastrando todas y cada una de las medidas que se han tomado apoyándose en ella. Y en lo global, si desmontamos la Teoría Microbiana y la gigantesca maquinaria de Poder montada sobre ella, no solo acabaríamos con esta falsa pandemia, sino con las pasadas y las futuras, abriendo así una puerta a otra visión de la salud y de la vida.



LOS VIRUS ¿SON “BICHITOS” QUE VIENEN DE AFUERA
O PARTE DE NUESTRO ECOSISTEMA INTERNO?


Para los virólogos, los virus son microbios, es decir seres vivos microscópicos y, se lo crean o no, llevan un siglo como poco trasladando a la gente la idea de que son como las bacterias solo que más pequeños… y mortíferos. Y la gente, que ya interiorizó la idea de Pasteur de que las bacterias eran “patógenos” aceptó con facilidad la idea de otros “patógenos” más pequeños y temibles.

Debido a que la idea de Pasteur le pareció utilísima a la industria farmacéutica y utilizó por tanto todo su poder para inculcarla en las mentes y emociones de la gente, la investigación se desarrolló durante decenios a la contra de los microbios, como parte de una lucha heroica contra las huestes de ese submundo invisible que en el imaginario colectivo debía consistir en una amenaza ominosa que de tanto en tanto se materializaba en forma de grandes epidemias que dejaban miles, decenas de miles de cadáveres.

Así que solo gracias a unos pocos investigadores rebeldes que han ido inspirando a otros que a su vez han animado a otros, y así sucesivamente, en los últimos decenios hemos comenzado a saber la verdad.


Hay un episodio de esa inquietante serie Black Mirror, titulado en España “La ciencia de matar” que constituye una perfecta alegoría de lo que estoy tratando de explicar. La historia se desarrolla, como casi todas las de la serie, en un futuro distópico postapocalíptico y su protagonista forma parte de una organización militar cuya misión es exterminar “cucarachas”, seres mutantes parcialmente humanoides considerados monstruos temibles que amenazan a la humanidad. Los soldados se lanzan a sus misiones de exterminio tras recibir un implante neuronal que denominan “máscara” y que les confiere una serie de facultades especiales que les ayuda en su tarea de exterminio pero que en un determinado momento de la historia descubrimos que es precisamente lo que les hace ver a los mutantes como terribles monstruos cuando en realidad son personas inocentes. La analogía es tan nítida que me ahorro la explicación. En esa terrible alucinación colectiva estamos.

¿CONSPIRANÓICOS O REBELDES?


¿Cómo ha sido esto posible? ¿Se trata de una conspiración? ¿Están todos los médicos, enfermeros y personal sanitario en general, junto con los científicos, editores de revistas médicas, cargos políticos relevantes en el campo de la sanidad y una legión de periodistas vendidos a Bill Gates y las multinacionales farmacéuticas? Yo creo que la respuesta a esa pregunta es que algunos, muy pocos y muy influyentes, sí que lo están, pero la inmensa mayoría no. ¿Por qué no? Porque no es necesario: lo hacen gratis. O dicho de otro modo: lo hacen por otros motivos, motivos que solo se pueden entender conociendo las herramientas de Poder que actúan no ya en el terreno de la salud/enfermedad sino mucho más allá, en el terreno de la educación, es decir, de la fabricación de piezas de la maquinaria, más en estilo ciberpunk, de circuitos de Matrix.


"El futuro destino de la raza humana será creado 
por la estructura caracterial de los niños del futuro. 
En sus manos y corazones estará esta gran decisión. 
Tendrán que limpiar el caos del siglo XX. 
Esto nos concierne a nosotros, los que vivimos en medio de este caos”.























No le hicimos ni puñetero caso a Reich y ahora, casi setenta años después, las consecuencias arrasan el planeta. Los “niños del futuro” de los que hablaba Reich se fueron haciendo adultos modelados por las herramientas de Poder que el propio Reich denunciaba y otras mucho más terribles y perversas que vinieron después. Solo unos pocos sobrevivieron: los pocos que ahora gritan aquí y allá sin que nadie los escuche o los entienda. Nadie limpió el caos del siglo XX porque la mayoría estaban contribuyendo a expandir ese caos o haciéndose cómplices con su silencio.

Permitimos que el aparato médico-farmacológico arrebatara el parto a las mujeres provocando alteraciones de la energía vital y un encogimiento biológico en las criaturas, la perpetuación de las corazas, la distorsión de la capacidad para el placer, la predisposición a la enfermedad, a la dependencia, a la sumisión o, por otros caminos, la expansión de la perversidad.

Abandonamos nuestra salud en manos de ese mismo aparato cuya parte visible es el conjunto de los sistemas sanitarios modernos farmacológicos reduccionistas mecanicistas deshumanizados que, desde hace un siglo como poco viene transformando la vida en protocolos sanitarios que generan control y beneficios económicos a los de Arriba y dependencia y pérdida de derechos, libertades, autonomía, decisiones… a los de abajo, a cambio de migajas tóxicas para seguir acallando los gritos de nuestro cuerpo y de nuestra alma, un arsenal químico y biotecnológico para continuar destrozando el ecosistema Gaia y el micro ecosistema interno en el que convivimos con los habitantes que hace miles de millones de años comenzaron la aventura de la vida.

Y en eso estamos: en ese monumental caos emocional.

Ahora que se entiende mejor por qué no hacen falta conspiraciones para que la humanidad esté en peligro, podemos volver a nuestro tema inmediato: los “virus”, claro, entre comillas, porque precisamente vamos a cuestionarlos desde la misma etimología de la palabra y veremos que en vez de andar poniendo comillas lo que hay que hacer, como con tantos otros términos engañosos, manipuladores, que bloquean la posibilidad de pensar, es cambiarlos radicalmente, buscar palabras que expresen mejor la verdad en lugar de seguir usando las que alimentan la mentira.

Baste por ahora. Cliffhanger. Seguimos…


Jesús García Blanca

[En el próximo episodio: ¿Qué hay que hacer para anunciar que se ha descubierto un nuevo virus? Y algunas cosas más para ir abriendo la mente, iluminando la oscuridad.]

"Microecología". Alish entrevista a JGB.




12 comentarios:

Unknown dijo...

Siempre excelente. Me sirvió para entender que todos los medicos no son cómplices todos sino formados para esto . Muchas veces me enojo con ellos.....Estaba mirando mal el asunto. Daniela López

Unknown dijo...

Gracias por compartir...es muy difícil hacer ver a más personas que esto no es una pandemia...es muy difícil despertar conciencias...y es muy difícil que las personas vean más allá de sus ojos...

ELOIXEVI dijo...

Genial. Mi instinto sigue tus palabras y es esperanzador . Gracias!!

BELHA. dijo...

Completamente de acuerdo,la teoría microbiana se cae por su propio peso.Aunque somos pocos,somos suficientes.

Javi dijo...

Aquí os comparto en mi opinión una posible explicación de lo que es un virus. Para mi tiene mucha lógica y me resuena bastante.
https://youtu.be/4xaI-isugI0

Unknown dijo...

Éstos estalinistas nos quieren llevar al redil,no me extrañaría nada que ubiese un golpe de estado, la ignorancia es la peor epidemia

Anónimo dijo...

Iker Jimenez da un golpe sobre la mesa: anuncia acciones legales contra las calumnias sobre su programa

https://www.elconfidencial.com/television/programas-tv/2020-04-25/mediaset-milenio-live-iker-jimenez-difamaciones_2566044/

Anónimo dijo...

Pues si en España tras el confinamiento, va a haber una dura crisis económica, es decir que va a haber muy poco dinero para investigación científica, es que para charlas o promoción del escepticismo, ya olvídate.

Anónimo dijo...

Muy poca gente se cuestiona nada y simplemente se dedica a recitar las razones de los medios de desinformacion y propaganda. Lo peor es la mirada de los demas cuando dudas de la version oficial. Ni siquiera te dejan argumentar

lola dijo...

la teoría microbiana, fue probada? Digo, por qué aparece en wikipedia o en libros si no se encuentra el estudio que demuestra la teoría del contagio? Es el Dr Hamer el único médico que estudió y demostró con sus leyes que Pasteur podía estar equivocado? No hay otro que pueda confirmar y mostrar pruebas suficientes para reescribir la historia ??

Fernando dijo...

Hola, les comparte mi experiencia, luego de seguir a Stefan Lanka, Papadopulos, Hamer y otros. Hace 3 meses atras me dolía mucho la amigdala y el medico me diagnostico amigadilitis aguda. Tres dias de descanso con antibiotico fuerte y analgesicos. Me recuperé. Has 8 días, lo mismo, pero con el conocimiento actual delos "virus" y las enfermedades, con la NMG(nueva medicina germanica), no tomé ninguna medicina, y qué creen, igual tiempo de descanso y sano!. Es cierto lo que dicen que la medicina no te sana, y obviamente boté todo lo q me causaba estrés y curado! Vivimos en un mundo de mentiras y ese mundo lo han creado los perversos que manejan todo este sistema inhumano del negocio de las medicinas y los medicos pobres ellos, no saben cómo matan por no saber más o porq no les interesa.

Fernando dijo...

Para lola, actualmente muchos medicos ya siguen la medicina del dr hamer.Sigue al Dr. Jorge Coutiño H.Busca del dr stefan lanka y dra papadopulos. Te caerás de tu sitio !